Shutterstock 162
Shutterstock 162

Cada vez son más los especialistas en toxicología que aseguran que durante la última década se pudo apreciar un aumento en la venta de estupefacientes. Su uso se ha extendido a todos los niveles sociales y es un error vincularla solamente a las fiestas electrónicas.


La psicóloga y escritora Celia Antonini dialogó con Infobae sobre los daños irreparables que producen y las razones por las que los jóvenes se acercan a ella.



La especialista comentó que las sustancias ilegales generan un efecto paradójico, ya que "los adolescentes y jóvenes" que acuden a la droga "quieren ser libres del entorno y de su mundo interior que les molesta", pero que sin embargo "caen en una dependencia y esclavitud mayor, haciéndose adictos".


Antonini explicó que la adicción dejó de ser un asunto de "personalidades", como se solía pensar, y se convirtieron en un problema de toda la sociedad.


"Las drogas son un fenómeno social, ya dejó de ser un tema de personas tímidas o que buscan desinhibirse. Porque hoy los chicos a los 14 años toman alcohol y cuando llegan a los 20 buscan otras cosas, entre ellas las drogas", aseguró.



Explicó, además, que "los consumidores entran en un estado artificial de euforia, de sensaciones relajantes liberadoras de tensiones, de un placer envolvente alienante que les aleja de vivencias negativas".


"Buscan un estímulo que naturalmente no se obtiene. Las drogas son un atajo a un bienestar artificial, químico, que no se logra por sí mismo. Buscar una sensación intensa con algo no natural".


La psicóloga concluyó que las adicciones conducen a tres caminos "el hospital, la cárcel y después cementerio". "No hay otra opción", completó.