Dos semanas después de que Uber saliera a buscar conductores en la ciudad de Buenos Aires, la aplicación ya comenzó a estar operativa para que los usuarios la descarguen y puedan usar el servicio. Pero la llegada ya generó polémica: los taxistas cortaron calles y avenidas porteñas y el gobierno de la ciudad de Buenos Aires aseguró que es ilegal.

"Las multas (a los conductores) no corresponden porque el servicio que brinda Uber es legal", aseguró Mariano Otero, CEO de la empresa en el país. En diálogo con InfobaeTV, el responsable local también se expresó en desacuerdo con el acarreo de vehículos con grúas, y confió que se dará asistencia a los conductores que se vean afectados por estas situaciones. "Si es necesario, iremos a la Justicia", agregó.

–Anunciamos a las 11 de la mañana, lanzamos a las cuatro de la tarde y la respuesta fue muy buena. Estamos viendo gente que realmente necesitaba el servicio y que lo estaba pidiendo, sumado a los conductores que se sumaron a la plataforma. En dos semanas, se sumaron más de 18.000 personas para ser socias.

–¿Por qué generan tanto rechazo en los taxistas?

–Creo que es un tema de desconocimiento, Uber opera en más de 400 ciudades, y en ninguna desaparecieron los taxis. Estamos llegando, es algo nuevo que todavía el usuario no entiende, y eso hace que se produzcan este tipo de reacciones.

Otero: "En caso de ser necesario, iremos a la Justicia"

–La ciudad de Buenos Aires dijo que el servicio es ilegal. ¿Cuál es la respuesta de ustedes?

–Uber es legal. Existe una ley, que es el Código Civil y Comercial, y un artículo dentro de ese código que es el 1.280 que establece que un prestatario y un prestador pueden establecer un contrato de transporte, y estas dos personas son privadas. Uber incorpora una tecnología que permite que se haga a escala, con un nivel de eficiencia y más fácil. Esa es la innovación tecnológica. Es lo mismo que cuando hablás de Netflix o Skype: no tienen una licencia de televisión o telefónica en la Ciudad, pero al igual que Uber, son servicios legales porque no están prohibidos.

–La Ciudad va a levantar los autos de Uber con grúa o aplicar multas importantes si los detectan. ¿Uber dará asistencia a sus conductores si esto sucede?

–Totalmente. Ellos tienen un número de teléfono para contactarse con nosotros en caso de emergencia, y ante cualquier eventualidad, estaremos allí. Si les llevan el auto, se van a contactar con nosotros y los estaremos apoyando.

–¿Y en el caso de las multas?

–El apoyo es total. Creemos que esas multas no corresponden porque los conductores de Uber ofrecen un servicio legal al cual están habilitados, pero igualmente los estaremos apoyando, y de ser necesario iremos a la Justicia para responder a las contravenciones.

Otero: "En México se estableció el impuesto Uber, y un 1,5% de cada viaje va al Estado"

–¿Hablaron con otras autoridades más allá de las del gobierno de la Ciudad? Porque también el servicio se ofrecerá en los alrededores...

–Todavía no. Uber piensa dónde se mueve la gente, va y viene de la ciudad, va hacia el norte, hacia el este, y eso de limitarla por un tema distrital es un tema del pasado y la tecnología permite superar eso. Pero aún no hemos tenido otro llamado de las autoridades.

–Otra de las quejas es que los pasajeros no cuentan con seguro. ¿Están trabajando en esto?

–Un requisito para ser conductor de Uber es presentar el seguro de responsabilidad civil, que es el que requiere hoy en día la ciudad de Buenos Aires para circular. Además del seguro, atrás hay una empresa que responde a sus socios y usuarios ante cualquier eventualidad. Por eso estamos operando en 400 ciudades y tenemos más de un millón de conductores.

–¿Y en materia impositiva?

–Es una decisión de los conductores cómo deciden registrarse. Cada vez que llega Uber en la ciudad, el servicio de transporte ve un blanqueamiento importante. Obliga a la gente a bancarizar el sistema de pago y cobros, y es información que el Gobierno puede utilizar para tener un sistema más controlado. En la ciudad de México, por ejemplo, se estableció el impuesto Uber; el 1,5% de cada viaje va para el Estado. Es muy bueno para fines recaudatorios y también para los que no participaban de la economía.

–¿Están dispuestos a hacer algo así con el gobierno de la Ciudad?

–Estaríamos más que felices de hablar de eso con las autoridades como parte de una normativa que regule el servicio.

–Sí, obviamente que la oportunidad en la Argentina es muy grande. Nos encantaría estar en varias ciudades, no tenemos planes concretos aún. Se anotó gente de Río Negro, Córdoba y Tucumán, en base a eso estamos analizando cuáles serán nuestras próximas ciudades.