La historia oculta del tirador del microcentro

De Sebastián Forza a Monzer Al Kassar pasando por cuevas financieras y la Contaduría General del Ejército

Compartir
Compartir articulo
  162
162

"Podía terminar así. Vivía extorsionando gente. Estaba paranoico". Así describió un ex socio de Silvio Guillermo Martinero a Infobae su forma de vida. El hombre pidió absoluta reserva por temor a represalias. El autor del disparo de una Glock en pleno microcentro porteño, que le costase la vida al cerrajero Daniel De Negris (56) cuando caminaba por la calle San Martín al 500 rumbo a su trabajo, no era un abogado cualquiera. Se trataba de uno de los personajes más temidos de la city porteña.


Al "milico", tal como lo llamaban al abogado y ex militar Silvio Martinero, se lo conocía por sus métodos cuasi mafiosos para cobrar dinero. En el juicio oral del triple crimen de General Rodríguez, Solange Bellone, viuda de Sebastián Forza, recordó que su difunto esposo le temía. El propio "justiciero" aseguró que realizó gestiones para cobrar dinero del financista prófugo Esteban Ibar Pérez Corradi.


Pero su ex socio aportó nueva información a Infobae: "Desde el 2001, Martinero giraba cheques desde la Contaduría General del Ejército hacia cuevas financieras del microcentro porteño, después afianzó relación con el círculo más íntimo de César Milani y también con gente de la ex SIDE".


Uno de los lugares que frecuentaba Martinero era la financiera Corgut, génesis de lo que sería Propyme, la financiera que el 19 de diciembre del 2013, Norberto Oyarbide frenó su allanamiento. El tirador del microcentro también frecuentaba "Monetización" y a varios de los empresarios vinculados con la mafia de los medicamentos.


La relación del "cobrador" era con Emilio Mauro Gutiérrez, ex presidente de Propyme y agente de bolsa durante los años 90. "Se conocieron porque ambos estaban vinculados o pertenecieron a las Fuerzas Armadas", recuerda la fuente. Otra persona que conoce a ambos personajes asegura que la relación se cortó "hace 4 años" y que "se entendieron rápidamente porque uno era militar y el otro estuvo en el Liceo Militar".


Martinero no sólo habría descargado cheques de la Contaduría General del Ejército a Gutiérrez sino también habría hecho negocios con Raúl Edgardo Levita, tal como relata su ex socio a Infobae. Levita fue el representante legal en la Argentina de Helvetic Group, empresa clave en "la ruta del dinero K" y Lázaro Báez.


Levita estaba detrás de Lebe S.A. investigada por Norberto Oyarbide y la AGN en tiempos de Leandro Despouy por la trama de lavado de dinero y malversación de fondos públicos en Sueños Compartidos de los hermanos Schoklender y Hebe de Bonafini.


Pero los increíbles cruces de personajes en todos los grandes escándalos de corrupción y lavado de dinero durante "la década ganada" no terminan en Levita. El contador Fernando Luis Koval estaba detrás de Meldorek, la empresa constructora de Sergio Schoklender en la que se tercerizaba la construcción de viviendas con fondos públicos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo. Koval pasó por Madeka SA, KP Developers y Navsol Meat como también por diversas empresas agropecuarias que son investigadas por la justicia argentina por la venta de jugadores de fútbol al exterior.


"A través de las agropecuarias evadíamos impuestos", confesó un ex empleado de una financiera en otra causa judicial. El periodista Juan Gasparini investigó al supuesto testaferro de Monzer Al Kassar, el chileno Ignacio Purcell Mena. Allí también apareció el contador Koval.


 @rodrialegre 162
@rodrialegre 162

Casualmente, Martinero fue socio en la firma off shore Orca SACI Corp, con Nelson Odella, vinculado con el mismísimo Monzer Al-Kassar. En las firmas radicadas en Miami, EEUU, en documentación a la que accedió Infobae, aparecen accionistas de otras empresas radicadas en la República Oriental del Uruguay.


Durante fines de los noventa, el periodismo argentino investigó a dos empresarios tucumanos para llegar a Al Kassar. Se trataba de Miguel Solanis y Roberto Chahla. En aquellos días reconocieron compartir negocios con el ex hombre fuerte de la Aduana menemista vinculado al tráfico de armas.


Solanis admitió que compartía negocios con la firma británica Imperial Consolided (IC) con Al Kassar para explotar minas de oro en el país. Los nombres aparecen en las firmas off shore de Odella, el socio de Martinero en Miami. Martinero, el hombre que frecuentaba la cueva conocida de los "militares" en la que se conseguían armas. Extrañamente, funcionaba en la oficina del Consulado de Guinea –Bissau.


Casualidades de la vida, por una pistola que portaba irregularmente Martinero, hoy se conocen sus vínculos con los laderos de Monzer Al Kassar: el hombre detrás del tráfico de armas en los años 90.


Odella.pdf


Por Luis Gasulla y Andrés Ballesteros