Buenos Aires verde: un jardín vertical frente al Obelisco

Los transeúntes de la Ciudad pueden ver el nuevo jardín vertical al lado del Obelisco hasta septiembre. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires 162
Los transeúntes de la Ciudad pueden ver el nuevo jardín vertical al lado del Obelisco hasta septiembre. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires 162

El sábado porteño amaneció con una sorpresa. El Ministerio de Ambiente y Espacio Público instaló un jardín vertical gigante con las letras BA junto al Obelisco. Por la tarde, la Plaza de la República recibió a una gran cantidad vecinos y turistas que se acercaron para tomarse una foto junto a la nueva atracción del centro porteño: un jardín vertical con una superficie de 189 metros cuadrados, compuesto por 6.300 plantas de 23 especies diferentes. Además, los que participaron recibieron plantas y folletos con información sobre el cuidado del medio ambiente.

"Todas las ciudades del mundo tienen un punto emblemático, una plaza o un monumento donde la gente se reúne de manera natural. En nuestra Ciudad uno de ellos es el Obelisco, por eso el BA estará ahí, al lado de este ícono porteño por excelencia", explicó a la prensa Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público.

El BA Verde está cubierto por un jardín vertical de tipo hidropónico, con cuatro mezclas de especies herbáceas ornamentales y plantas colgantes, con tallos y hojas vistosas de la gama de los verdes y los morados. Además, cuenta con un sistema automatizado de riego y se ilumina con artefactos LED, conectados mediante paneles solares. Estará instalado hasta septiembre, y representa el espíritu de la Ciudad.

Los jardines verticales se incorporan en lugares no tradicionales para el contacto con vegetación. Son composiciones de especies vegetales que, combinadas de manera armónica, embellecen espacios de grandes ciudades como Nueva York, Barcelona, Londres, París, Sydney y Shanghai, entre otras. La obra local fue realizada por GWall, compañía líder en jardines verticales y terrazas verdes.

Desde GWall, la empresa encargada de realizar este proyecto, explican que cultivar plantas en una superficie vertical ha sido posible gracias a estudios de locaciones verticales naturales (rocas, acantilados y troncos de árboles), lugares sin suelo y con abundancia de especies vegetales. Las técnicas utilizadas imitan estas condiciones y se adaptan a cualquier geometría. El sistema de riego está diseñado para minimizar el consumo de agua y consiste en una unidad automática que controla la inyección de nutrientes y ciclos de riego.

El diseño del plantado se adapta en interior o exterior teniendo en cuenta la incidencia de la iluminación existente, solar o artificial y el mantenimiento es sumamente sencillo: cuenta con un sistema de riego automatizado, por lo cual el jardín vertical se desarrolla y automantiene. Requiere únicamente de 1 ó 2 podas anuales y de un chequeo general para verificar su correcto funcionamiento.

Sus obras incluyen los jardines verticales para los locales de la marca Arredo, Ekos y Burger 54, entre otros. Esto responde a una tendencia cada vez más creciente en la actualidad desde la cual las empresas apelan a la conciencia del consumidor mediante la implementación de campañas de marketing verde.