La esquina de Entre Ríos y México 162
La esquina de Entre Ríos y México 162

Tras atender un llamado del Departamento Federal de Emergencias que reportaba una persona herida por arma de fuego, el personal de la Comisaría 6° que acudió esta tarde a la esquina de Entre Ríos y México en el barrio porteño de Montserrat no sospechaba que vería parte de una inquietante tendencia.


Al llegar encontraron dos hombres sobre la vereda, ciudadanos chinos, uno de 47 años de edad y otro de 34; el primero presentaba tiros en el tórax y la espalda. El segundo, uno en el abdomen. Al primero, el personal del SAME en la escena lo dio por muerto rápidamente. Al segundo se lo trasladó al Hospital Ramos Mejía, donde permanece en estado crítico. Las primeras averiguaciones indicaron a los sospechosos: dos ciudadanos chinos como ellos, que se perdieron entre la gran cantidad de autos en la zona luego de disparar, según información policial a la que accedió Infobae.


El caso está a cargo de la fiscalía N°13 bajo el doctor Marcelo Roma y el secretario Roberto Solá, carátula de "homicidio". El trasfondo del hecho todavía no ha trascendido, pero la sospecha para los investigadores no es otra cosa que un ataque de la mafia china. El hecho de esta tarde no es algo aislado. El 2 de octubre pasado, dos sicarios atacaron a balazos para herir a cajeros en dos supermercados en Parque Avellaneda. Hubo finales peores: el 22 de agosto, Lin Zhi, de 30 años, recibió un disparo en la cabeza en el supermercado donde trabajaba, pronto a inaugurarse. "Esto pasó porque abría el supermercado cerca de otro que ya colaboraba con la mafia", aseguró un investigador.


Para ese entonces, la Policía Federal, según fuentes jerárquicas, sospechaba de más de una "tríada", las clásicas estructuras mafiosas, en actividad en Capital. Uno de los supermercados había recibido la tradicional carta extorsiva de la mafia china, una hoja A4 con grandes ideogramas y un número de teléfono: le exigía al supermercadista 50 mil dólares para comprar protección. Cartas como esas, según fuentes en la Justicia, se contaron de a decenas en comercios de la comunidad en territorio porteño, con un aumento de las consignas policiales, algo que comenzó a notarse desde junio. En Rosario, los fiscales Caini y Vienna investigan más de veinte intimidaciones similares. El dialecto más empleado es el de la provincia de Fujián, con varios casos en mandarín.


Con cerca de diez mil supermercados chinos en actividad, la vuelta de la mafia supone un problema notable. La Policía local tuvo eventuales intercambios con sus pares en Beijing, hay oficiales locales que conocen el idioma y policías jerárquicos en la embajada local. Pero enfrentar este delito es una tarea de gran complejidad. Hay fiscales abocados, pero, por ejemplo, nunca se conformó, una comisión especial de jueces de instrucción, policías y fiscales dedicada a atacar en conjunto a las organizaciones.