Hay muchos tipos de belleza. Sin embargo, esto no es lo que hace mal. La obsesión por tener un cuerpo delgado a toda costa puede generar graves consecuencias en el cuerpo de una persona. "El problema no es ser bello, el problema es que entre todos colocamos a la delgadez como el eje de la belleza", explica a Infobae la doctora Mónica Katz (MN 60.164), especialista en nutrición.

La obsesión por ser flaco pagando cualquier precio, sin tener en cuenta que estar bien físicamente es una consecuencia de varios factores, entre los que se incluye una alimentación saludable, puede ser una grave complicación.

Las emociones y sentimientos que vive una persona influyen considerablemente en su alimentación. "Las personas son más que un cuerpo. Pero como desde chicas a las mujeres se les hace creer que hay ser una barbie, todo se confunde. Hay que tratar de respetar las emociones sin taparlas con comidas. Es una de las tantas formas de mantener una vida saludable", explica Katz.

 162
162

Es importante destacar que hay una doble carga para la salud pública, ya que la mitad de la población se muere de hambre y la otra padece obesidad. Simultáneamente, surgen los dos problemas.

"El gran error de las dietas es creer que en un mes vas a solucionar lo que no hiciste durante un año. Porque eso no es serio. O el problema de las mujeres, que piensan que sólo compiten entre ellas. Hay que entender que, en primer lugar, hay que estar tranquilo y no obsesionarse con el cuerpo", cuenta Katz.

No una receta mágica ni secretos medievales sobre bajar de peso. El único secreto es tener una base sólida y estar convencido de, en ciertas ocasiones, renunciar al placer de algunas comidas y sustituirlas por otras ricas y con más propiedades nutritivas. "Dormir menos de siete horas y tomar muchos antibióticos contra la depresión puede genera obesidad".

Katz enumera tres pasos infaltables en la vida de una persona para estar saludable y tener consecuencias positivas en su búsqueda por bajar de peso y verse bien: