Vida Silvestre, la ONG que protege la naturaleza argentina hace más de tres décadas

En una visita a los estudios de Infobae TV, Miguel Reynal, presidente de la fundación dedicada a cuidar el medio ambiente, charló acerca de sus inicios y los pilares que impulsan su admirable labor

La Fundación Vida Silvestre es una ONG que se dedica, desde hace más de 35 años, a contribuir con el cuidado del medio ambiente en la Argentina. Miguel Reynal, su presidente, es un hombre que se crió en el campo, en una zona de Corrientes que definió como "pintoresca y salvaje". Fue allí donde, y gracias a las enseñanzas de su padre –un estanciero–, Reynal se conviritó en un amante de la naturaleza.

Sin embargo, la ONG vería la luz por una tragedia que marcaría la vida de quien sería su presidente: la muerte de una hija, que había heredado su amor por la naturaleza. "Cuando ella falleció, un gran amigo con el que explorábamos cavernas, junto con mi hija, me dijo 'tenés que hacer algo en su memoria', y así nació Vida Silvestre", recordó Reynal en su visita a los estudios de InfobaeTV, y destacó que es lo que hace especial a nuestro medio natural.

"Argentina tiene una característica muy particular y positiva, es uno de los dos o tres países del mundo que tienen mayor diversidad ecológica, mayor variedad de ecosistemas", indicó Reynal. Los salitrales de Jujuy, la Pampa Húmeda y el glaciar Perito Moreno, en Santa Cruz, son solo algunos ejemplos de la diversidad que se puede encontrar en el país y que lo convierten en un lugar interesantísimo para cualquier persona que quiera conocer más sobre la naturaleza.

"Parte del proceso de Vida Silvestre es tratar de educar al ser humano en las necesidades del cuidado de esos ecosistemas", contó el presidente. Para él, la clave está primero en enseñarle a la gente cómo debe interactuar con la naturaleza, para que luego las autoridades brinden su apoyo y esto logre trasladarse hacia acciones concretas: "En la medida en que permitas que los intereses madereros te corten los bosques, obviamente eso no es una forma de proteger, o que los cazadores salgan y te liquiden a los animales salvajes tampoco es una forma de cuidar", resaltó.

"El cambio climático es el problema más dramático que enfrenta la especie humana".

Reynal reconoció que hay países con una mayor conciencia ambiental, pero lo atribuyó a que probablemente para ellos el cambio climático es una amenaza mayor. "En los distintos ecosistemas del país hay poca presión poblacional, por lo tanto están poco invadidos por seres humanos destructivos. Lo que crea el peligro del cambio climático es justamente la presión poblacional", explicó. De todas maneras, admitió que la mayoría de los políticos argentinos desconocen los peligros que puede causar la explotación descontrolada de la naturaleza y cree fundamental que, de una vez por todas, empiecen a apoyar su preservación.

"Los científicos consideran que ya es tarde, que ya se nos fue el tema de las manos, y yo coincido. El cambio climático es el problema más dramático que enfrenta la especie humana", sentenció Reynal. Si bien celebra que tanto el papa Francisco como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hayan hablado recientemente de la cuestión ambiental, critica que no se haya hecho antes: "que los dos hombres más poderosos del planeta se refieran a este tema es algo que puede ser una esperanza, pero hablaron hace un mes, no hace 10 años".

El 2014 fue el año más caluroso en la historia del humanidad, pero Reynal se preguntó si los que le siguen no lo terminarán superando. Él afirmó que hay un "punto de inflexión", al que se llegará si la temperatura mundial promedio aumenta 2 grados centígrados. "Es un punto en el que nadie sabe qué puede pasar, y cuando digo esto me refiero a la posibilidad de tener tormentas que no paran, por ejemplo, cosas que realmente son horribles y que el hombre no quiere imaginar por su propia naturaleza", manifestó.

"Este es un tema de la raza humana, y solo de la raza humana, no se trata de partidos políticos", aseguró Reynal. Él espera que las personas se den cuenta de que "nos tenemos que salvar todos o nos vamos todos al tacho", y con este fin, Vida Silvestre realizará el 23 de septiembre su gala anual, "La Noche de la Naturaleza y el Hombre", donde se les agradece a los voluntarios por su aporte, se muestran las actividades realizadas, y recaudan fondos para continuar con su misión de conservar el medio ambiente y sus recursos. "Es una fiesta para contactarnos con todos los hinchas de Vida Silvestre y con todos los que nos apoyan", resumió Reynal.

Para conocer más sobre el trabajo de la Fundación Vida Silvestre, visitar su página web oficial.