163
163

"Saben, estamos pensando en eso, el (botón) 'no me gusta'", dijo Mark Zuckerberg ante un auditorio que quedó congelado esperando lo que promete ser uno de los botones estrella de la red social.

El joven ex estudiante de Harvard pareció decidido a implementarlo, pero aunque se refirió al nuevo ícono como "dislike" (no me gusta), no confirmó que éste se vaya a llamar así.

"A veces la gente comparte cosas en Facebook que son momentos tristes de su vida o temas sociales y culturales duros que hacen que la gente no se sienta cómoda poniendo 'me gusta'", reconoció Zuckerberg.

La referencia se da especialmente para cuando muere un ser querido o se tratan temas socialmente dolorosos que conllevan una adhesión con quien postea, pero no desde un lado positivo.

Sin embargo, la cuestión tiene sus riesgos, ya que podría ser usado con mala intención contra quien escribe el post, generando una peligrosa discriminación que hasta podría convertirse en una nueva y masiva forma de bullying.

"Permitir que la gente tenga más opciones para expresar más emociones nos potenciará"

De todas maneras, Zuckerberg dejó en claro que está decidido a encontrar la forma adecuada para que su red social permita solucionar este intríngulis: "Creo que permitir que la gente tenga más opciones para expresar más emociones nos potenciará", afirmó.

La cuestión, entonces, pasa por que los testeos que realicen resulten adecuados para encontrar el equilibrio: expresar el sentimiento negativo sin saña. "Estamos viendo la mejor manera de hacerlo para que no sea utilizado para mal, para degradar a quien haya posteado algo", concluyó Zuckerberg.