La demanda por la tierra es mucho más alta que la oferta y quedan pocos campos sin alquilar

Frente al aumento del precio por hectárea el modelo de arrendamiento está al límite de la rentabilidad y en muchos casos en inviable.

Compartir
Compartir articulo

El Ing. Agr. Sebastian Senesi, director de la maestría de agronegocios de la Facultad de Agronomía propone que la relación entre el dueño de la tierra y el productor sea de largo plazo.

A diferencia de otros países, en la Argentina, la agricultura por contrato es una práctica pionera como modo de producción de alimentos. Desde la llegada de los "gringos europeos" hasta la aparición de los "pooles" de siembra, el arrendamiento de millones de hectáreas de tierras sigue firme. Actualmente el 60 % de la agricultura se hacer por contrato. Sin embargo, las retenciones sumadas a los aumentos del alquiler, de los costos y de la presión impositiva obligan a ajustar inversiones comprometiendo el cuidado del suelo.