El atleta argentino Mariano Mastromarino, ganador este domingo de la Maratón de Buenos Aires vivió un momento insólito cuando a poco de cruzar la meta fue confundido con un intruso por los oficiales de la carrera, quienes hasta llegaron a pedirle que abandonara el trazado luego de que en el kilómetro 30 superara a Peter Muasya y a Julius Karinga, los keniatas que venían por delante suyo.

"Cuando pasé a los atletas se me pone al lado el auto que venía con el reloj y me dice 'salí de la carrera, salí'... me decía que saliera porque no esperaban verme ahí adelante, pensaron que me había metido en el kilómetro 30, que me había metido a molestar", contó sobre el momento el propio Mastromarino quien luego agregó: "Yo les dije 'mirá el numero, estoy corriendo'..no pasó más de eso".

En declaraciones a ESPN, el atleta argentino tomó con gracia la anécdota y expresó: "Se ve que no era yo el único sorprendido de estar ahí adelante".