Aún no se ha confirmado la separación entre el actor y rapero Nick Cannon y la cantante Mariah Carey aunque hay varios motivos para darlo por hecho. El más concreto de todos es el ocultamiento del tatuaje que iba de hombro a hombro en la espalda de Cannon por un Jesucristo gigantesco. Así se lo vio, sin remera mostrando su torso, caminando por las calles de Studio City, California.

En una entrevista con The Insider, él dijo: "Vivimos en casas separadas desde hace varios meses". Y además confesó que "hay problemas en el paraíso". Por su parte, el portal estadounidense TMZ confirmó, por medio de una fuente anónima, que la pareja ya está en proceso de divorcio.

Pero todo comenzó cuando Cannon dijo en un reportaje radial que tuvo relaciones con Kim Kardashian. En la charla parecía primar el tono humorístico por lo cual no se podría afirmar con veracidad este dato, pero lo cierto es que esto no le cayó muy bien a la cantante.

Este fin de semana Mariah Carey estuvo en Tokio. El hecho más destacado fue que debió retirarse por los problemas de sonido: se le rompió un micrófono y decidió dejar el show a la mitad. Pero el lado B fue un cambio en la letra de la canción Don't Explain: "Se que me engañaste, desgraciado".

Desde su casamiento en el 2008, Nick Cannon y Mariah Carey son una de las parejas más amorosas que se ha besado sobre la alfombra roja. Han ido juntos a miles de eventos además de manifestar su amor de forma reiterada en las redes sociales. Pero esto ha disminuido notablemente, confirmando la gran posibilidad de ruptura.

En junio, Carey subió a su cuenta de Instagram una imagen de su familia –Cannon, ella y sus mellizos de tres años- por el Día del Padre en la que se los ve naturalmente unidos. Lo cierto es que el tatuaje que rezaba el nombre de su amada en la espalda del rapero desapareció y ahora hay un Jesucristo crucificado, probando que la cantante ya no está, al menos, grabada en su piel.

Por todos los hechos narrados, todo parece indicar el amor ha llegado a su final, pero nadie lo confirmó de forma definitiva. Quizás quede una luz de esperanza. Habrá que esperar.