162
162
 162
162
 www.0223.com.ar 162
www.0223.com.ar 162
 162
162

Se trata de Carlos Pampillón, quien lidera la agrupación ultranacionalista Foro Nacional Patriótico (Fonapa), un grupo neonazi que reivindican la figura de Mohamed Alí Seineldín y suele dar apoyo a los militares procesados por delitos de lesa humanidad. Conocido por sus posiciones racistas y antisemitas, junto a un grupo de jóvenes con la cabeza rapada fue uno de los protagonistas de la feroz pelea que el jueves interrumpió la sesión del Concejo Deliberante de Mar del Plata.

Pampillón fue procesado en junio de este año por la Justicia Federal de Mar del Plata. Está acusado de ser el instigador de al menos un acto de discriminación contra la comunidad boliviana. En el ínterin, salió a la luz un video publicado en YouTube en el que él y otros integrantes del Fonepa realizan el tradicional saludo fascista, aunque él rechaza su adhesión al nazismo, pese a que compartió manifestaciones con el jefe del partido nazi en Argentina, Alejandro Biondini, conocido por negar el Holocausto.

En concreto, Pampillón está sospechado de estar detrás de los daños provocados en el Centro de Residentes Bolivianos de Mar del Plata, donde el 25 de febrero pasado prendieron fuego un portón y pintaron un mensaje intimidatorio hacia los miembros de esa comunidad, utilizando una frase de la que Pampillón se reconoce autor: "Fuera bolivianos de Salta".

 www.0223.com.ar 162
www.0223.com.ar 162

Antes de que fuera indagado y luego de un allanamiento en su casa, escribió en su muro de Facebook: "Yo y solo yo me hice cargo de las pintadas. Vinieron con la payasada de buscar elementos para atribuirme la pintada y daños, cuando yo mismo publiqué y reivindiqué la frase Fuera Bolivia de Salta".

Lo que originó esa agresión, aparentemente, fue un supuesto conflicto limítrofe entre Argentina y Bolivia que fue negado por ambos gobiernos a fines de enero de este año.

Desde Fonapa consideraron que lo que hicieron fue "defender la Patria". Orgullosos de lo que hicieron, subieron fotos a su grupo de Facebook. "En Mar del Plata, en el Centro de Residentes Bolivianos de la calle Colón 9040, ya están enterados de que no permitiremos atropellos con nuestros compatriotas", redactaron tanto en la página de la agrupación como en el Facebook de la entidad. Ayer, al igual que varios concejales, el Centro de Residentes Bolivianos repudió su presencia en el Concejo Deliberante. "Nos hizo rememorar la agresión xenófoba sufrida por nuestros compatriotas", afirmó.

No obstante, ese no es el único caso por el que la Justicia procesó a Pampillón. También se sospecha que lideró un ataque al monumento de Memoria, Verdad y Justicia ubicado en el acceso a la Base Naval de Mar del Plata, el 8 de septiembre de 2011, en repudio de una decisión del Concejo Deliberante de quitar el cuadro del capitán de fragata Edgardo Giachino, conocido como el primer caído en la Guerra de Malvinas, pero que está acusado de ordenar asesinatos de desaparecidos y de torturar en persona a un militar que se negó a ejecutar a un preso. Aun así, Pampillón también niega su defensa de la última dictadura militar, pese a que reconoce que ese día empezó su "lucha".

Al igual que el jueves, aquella vez interrumpió la sesión del Concejo Deliberante para dar su opinión e insultar a los ediles. Pampillón apeló a la fuerza para conseguir lo que no pudo en las urnas: envalentonado por su protagonismo en las protestas contra la inseguridad y los cacerolazos, en 2013 fue candidato a concejal por el espacio de Alberto Rodríguez Saá y con el apoyo de Alberto Asseff, hoy diputado del massismo, pero en las primarias su lista ni siquiera consiguió el mínimo de votos necesarios para participar de las elecciones generales.

En otro video en YouTube aparece quejándose de los "dinosaurios nacionalistas" porque en uno de sus actos no llega a haber diez personas. "Son un insulto a los uniformes e instituciones de la patria", les dice con el lenguaje violento que acostumbra usar.

En octubre del año pasado, Pampillón protagonizó una insólita protesta junto a Raúl Maza, quien fue la cara visible de la rebelión de miembros de Gendarmería. Ese día, una patota del Fonapa con insignias fascistas cantó y gritó consignas neonazis en la puerta del Colegio Nacional de Buenos Aires para protestar contra los alumnos de quinto año de esa escuela que profanaron la parroquia de San Ignacio de Loyola. Dijeron que buscaban a los estudiantes de 17 años y amenazaron con volver.

Y en marzo de este año, según una denuncia, amenazó a un grupo de personas que había montado un stand de Ateos Mar del Plata en el que promovían la apostasía, la desafiliación a la Iglesia Católica. De acuerdo a las víctimas, les hizo el saludo nazi y les dijo que los iba a matar. Luego continuó la agresión vía redes sociales.