Más de seis millones de personas en todo el mundo vieron cómo Gastón Aguirre intentó robarle la mochila a un turista a mano armada. Sin embargo, todavía camina libre por la calle: las cámaras de televisión encontraron al motochorro en el barrio de San Cristobal.

Con una campera de la selección argentina y la cara semitapada por una bufanda, el delincuente que fue detenido y liberado a las pocas horas habló con el movilero de América Noticias, pero se negó a dar una entrevista. A lo lejos, la cámara llegó a tomar su imagen.

Este domingo, su mujer, María José Couselo, reconoció que tanto su marido como toda su familia están muy angustiados por el efecto que tuvo la divulgación de las imágenes: en el barrio y las redes sociales reciben numerosas amenazas. Incluso llegaron a advertirle que prenderían fuego su casa.

"La gente le dice que va a matarlo", relató su esposa. En una entrevista con Mauro Viale, la mujer aseguró que su marido está "arrepentido" de haber salido a robar y lo defendió de las acusaciones: "Antes de que salga el video, él fue a la Justicia y dijo 'yo soy culpable'. Por este hecho se lo detuvo y él dijo que sí, que había sido él. Esto no salía en la tele todavía. Sin embargo él ahí asumió su culpa".

Alexander Hennessy es un joven norteamericano que realizaba un recorrido en bicicleta junto con otras cinco personas por la calle Irala, en el barrio porteño de La Boca, cuando fue sorprendido por un delincuente armado y a bordo de una moto. En su casco llevaba una cámara GoPro que grabó todo el ataque: el agresor, quien luego se supo que es Gastón Aguirre, lo amenaza con su revólver para que le entregue la mochila, pero el turista se resiste en todo momento. Luego corre y logra escapar del delincuente.

A pesar del mal trago que pasó, Hennessy posteó, días después de publicar el primer video, una fotografía en las cataratas del Iguazú acompañada del texto "No te preocupes Argentina, te seguimos amando".