Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162
 Télam 162
Télam 162

El gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, decretó hoy el estado de emergencia en toda la costa ribereña del río Paraguay, desde el río Pilcomayo hasta la desembocadura del Bermejo, a raíz del desborde del cauce, por el que están afectados unos 6.000 pobladores.

El decreto detalla que el incremento de las precipitaciones "tiende a agravar" la situación de las familias afectadas ya sea por las inundaciones o por el aislamiento de sus viviendas, lo que causó "la pérdida de bienes muebles, ganado mayor, menor y cultivos".

El ministro de Gobierno Jorge González precisó que en la ciudad de Formosa "hay 495 familias reubicadas, 59 familias que se evacuaron al Regimiento, 29 en forma transitoria, y 110 familias autoevacuadas".

En Clorinda, "unas 30.000 personas resultaron afectadas", por lo que "se suspendieron las clases al caer 200 milímetros en las últimas 24 horas que inundaron el casco urbano y, lamentablemente, una estación de bombeo colapsó y no logró escurrir las aguas en tiempo y forma", dijo el intendente Miguel Celauro.

Mientras, el ministro de gobierno de Misiones, Jorge Franco, aseguró hoy que a raíz de la crecida del río Uruguay por las constantes lluvias "ya son 1.500 las personas evacuadas en ocho municipios".

"En El Soberbio, distante a 250 kilómetros de Posadas, la situación es complicada porque se siguen sumando familias a los seis puntos de evacuación que hemos habilitado entre escuelas, hospitales y salones comunitarios", comentó Franco. Agregó que hasta el momento "hay unas 400 familias alojadas en distintas dependencias" y que otras "se están autoevacuando en casas de vecinos y parientes a los que todavía no se ha contabilizado.

Además de El Soberbio, "se está relevando la situación en otros municipios como San Javier, Alba Posse, Colonia Aurora, Santa Rita y Panambí, donde ya hay otras 50 familias afectadas aproximadamente".

En cambio, el río Paraná marcó hoy 5,97 metros en Puerto Barranqueras con tendencia en bajante, pero todavía hay 850 familias afectadas en la costa chaqueña, pese a que en nueve días descendió 1,03 metros después de alcanzar el pico de los siete metros.

Las familias "se autoevacuaron en diversos lugares o en viviendas precarias levantadas en zonas próximas a la costa", afirmó el ministro de Desarrollo Social, Roberto Lugo.

Un grupo de inundados está alojado en la ex planta industrial de Tamet y otro en el anexo de una escuela primaria, ambos en Puerto Vilelas, un municipio ubicado sobre un brazo del Paraná, el riacho Barranqueras.

En Entre Ríos, el gobernador Sergio Urribarri aseguró hoy que, ante las crecidas de los ríos Paraná y Uruguay, la provincia "está preparada para enfrentar esta situación y atenuar los efectos negativos al mínimo".

El mandatario recorrió junto con el intendente de la ciudad de Concordia, Gustavo Bordet, las playas y zonas bajas de la nueva costanera de esa localidad, donde esta mañana el río Uruguay inundó la zona y alcanzó los 9,04 metros.