162
162
 162
162
 162
162
 162
162

El proyecto de Kravetz aspira a que los cuerpos de la Policía Metropolitana, llamados Unidades de Pacificación Policial (UPP), se instalen en las villas o sus alrededores, "establezcan el pleno control estatal" y "colaboren con la Justicia federal en la lucha contra el narcotráfico".

A su vez, de manera complementaria se crearían Unidades de Pacificación Social (UPS), coordinadas por un funcionario de la Secretaría de Habitat e Inclusión de la Ciudad. Estarían en contacto con una suerte de "alcalde" que tendrían las villas y que serían un nexo entre los vecinos y el Gobierno porteño.

"La idea es que las villas se conviertan en barrios. Y la mejor forma de hacerlo es atacando el narcotráfico", explicaron a Infobae fuentes ligadas a Kravetz. El concepto de fondo lo define la ley entre sus fundamentos: "Superar la falsa alternativa de la inclusión o represión".

El artículo 5º del proyecto estipula cómo se aplicaría. Primero, la "intervención táctica" para que el Estado "recupere el control territorial". Luego comenzarían a trabajar las UPS y a ingresar los "servicios públicos y privados que permitan la reinserción de los habitantes en la sociedad democrática". La tercera etapa sería la "aplicación del criterio de policía de proximidad" y la cuarta, su "evaluación y monitoreo".

La reunión entre Massa, Ritondo y Kravetz –armador del Frente Renovador en la Ciudad– se celebró hoy al mediodía en el Instituto de Políticas de Pacificación que preside el ex legislador. Kravetz viene juntando firmas con el objetivo de reunir 40 mil adhesiones y poder llevar el proyecto a la Legislatura, pero Ritondo le ahorraría ese camino.

"Este proyecto lo vienen hablando hace meses. Es de Kravetz, que hizo todo el estudio previo, pero Ritondo lo tomó como propio y se comprometió a impulsarlo para que llegue al recinto", explicó a Infobae una fuente cercana al legislador del PRO.

Al término del encuentro, Kravetz comentó: "Estamos muy preocupados por el crecimiento exponencial del narcotráfico en la Ciudad de Buenos Aires y creemos que este tipo de iniciativas son cruciales para enfrentar una de las mayores problemáticas que afectan a nuestra sociedad, porque la impregnan de violencia y le roban parte de su futuro".

Por su parte Massa, que busca poner un pie en la Ciudad de Buenos, advirtió: "En el área metropolitana, tanto en la ciudad como en el Gran Buenos Aires, es muy importante que unifiquemos la idea de urbanización y pacificación porque en definitiva mejora la calidad de vida de aquellos que hoy no solamente se sienten excluidos sino que están sin servicios".

Argumentos

En los fundamentos de la ley se afirma que en la Ciudad hay 15 villas, 2 villas urbanizadas, 24 asentamientos y dos núcleos habitacionales transitorios, con más de 163 mil habitantes.

Según el proyecto, en esos barrios "el delito organizado logra suplir el lugar que tradicionalmente tuvo en nuestras sociedades modernas la cultura de oficio: abastecimiento económico, posicionamiento social, sentimiento de realización".

"La inclusión social y la urbanización son medidas fundamentales pero impracticables por sí solas en una primera etapa. Esta debe consistir necesariamente en la recuperación territorial de las manos de los grupos delictivos que ofician de autoridades de facto en esos territorios. Se requiere, por lo tanto, la intervención de las fuerzas represivas del Estado", concluye la iniciativa, que según advirtieron desde el entorno de Kravetz, "está a disposición de todos para modificarla, corregirla y mejorarla".