La saga de Terminator comenzó en 1984. Ahí comenzó esta historia de ciencia ficción dirigida por James Cameron y protagonizada por Arnold Schwarzenegger que se convirtió en un fenómeno y su impacto no fue sólo a nivel de público, también revolucionó la industria de los efectos especiales.


Después de Conan, el bárbaro, este fue uno de los primeros trabajos del actor austriaco. El ex físicoculturista calzaba justo con lo que los productores buscaban para el personaje del T-800, el cyborg asesino que debía eliminar a Sarah Connor y así evitar el nacimiento de su hijo, John Connor (que en Terminator: el día del juicio final sería interpretado por Edward Furlong).


A continuación, las mejores escenas del film según Teleshow:

El T-800 necesita ropa: Schwarzenegger camina desnudo por la ciudad y se encuentra con un par de punks. Uno de los tres, es Bill Paxton, en uno de los primeros trabajos del actor de Twister y Titanic, entre otras películas.


     

En la armería: Para eliminar a Sarah Connor, el T-800 necesita armas y sale de compras.


     

Tiroteo en Technoir: La búsqueda de Sarah Connor lleva a Arnold a Technoir, un bar repleto de gente. Pasa sin pagar, le rompe la mano al patovica, pero  no puede llevar su plan con éxito: Kyle Reese (Michael Biehn) la salva.


     

Primeros auxilios: Con la ayuda de un bisturí, el T-800 se "cura" las heridas causadas en un tiroteo.


     

"I'll be back": La paciencia no era una de las cualidades del Arnold versión cyborg: se mete con un auto en una comisaría cuando un policía no lo quiere atender. Esta frase se transformó en un clásico.