La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) reiteró hoy su reclamo de recuperar el día domingo como jornada de descanso para todos los trabajadores, tal como establecía la ley laboral entre 1905 y 1991, año en el cual se modificó gracias a un decreto del gobierno menemista de flexibilización laboral.


En un comunicado publicado hoy en algunos diarios de tirada nacional, la entidad que representa al sector comercial, industrial y empresario a nivel país expresó su preocupación por lo que calificó como la "deshumanización del trabajo", e insistió con el regreso del descanso dominical, con el "contundente  apoyo del Papa Francisco".


La iniciativa es acompañada por la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA), que agrupan a grandes comercios regionales con cerca de 10.000 locales en todo el país, pero es rotundamente rechazada por la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), entidad que también engloba a supermercados medianos y cadenas chicas, bajo el argumento de que se perderían miles de puestos de trabajo, afectaría el consumo, y reduciría la recaudación fiscal.


"El amplio apoyo que está recibiendo el "Cierre Dominical del Comercio" desde los más amplios sectores económicos y sociales, preocupa a una minoría de grandes empresas que no logra ver más allá de sus propios intereses", reza el comunicado de CAME.


La entidad recuerda que el descanso dominical era respetado hasta que "en los 90 se arrasó con los derechos laborales y con las Empresas del Estado". Y añade que gracias a esa desregulación, miles de pymes "se ven obligadas a abrir de lunes a lunes para competir con hipermercados y shoppings".


Según la CAME, "es falso que haya más consumo en la Argentina" gracias a la apertura de los comercios los días domingos, y entienden que "lo que se deje de consumir los domingos se consumirá en la semana".


Lo que remarca la institución que preside Osvaldo Cornide es que "miles de empleados y sus familias se ven impedidos de establecer vínculos sociales, y participar de actividades recreativas, religiosas y culturales".


A principios de junio, el mismísimo papa Francisco recibió en el Vaticano al presidente de la CAME, quien le entregó un documento sobre la campaña que impulsa esa entidad para el cierre dominical de los comercios. ¨Usted recuerda que es una campaña que hacemos desde hace muchos años y que en su momento le presentamos en Buenos Aires¨, le dijo Cornide. A lo que el Papa, respondió: ¨Sí, la recuerdo. Déjeme el documento que me interesa mucho¨. CAME recordó que esta medida fue apoyada por el cardenal Jorge Mario Bergoglio, cuando éste era arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires.


"Es contundente el apoyo del Papa Francisco a esta iniciativa. En coincidencia con la Carta Apóstólica Dies Domini (El día del Señor), el Pontífice ratificó su apoyo cuando la Came le acercó la propuesta a Roma", reivindica el texto que firman el Secretario General, José Bereciartúa, y el presidente Cornide.