Moto X, el celular que siempre obedece

 Reuters 162
Reuters 162
 Reuters 162
Reuters 162
 Reuters 162
Reuters 162
 Reuters 162
Reuters 162

Mucha expectativa había generado el lanzamiento del Moto X tras conocerse un aviso publicitario en donde se anunciaba que el equipo podría ser personalizado.

Así como otras compañías alrededor del mundo, Motorola y Google decidieron ensamblar el Moto X en los EEUU, más precisamente en Texas, y es por ello que prometen entregar los modelos personalizados en cuatro días.

La personalización está enfocada básicamente en colores y texturas, pero no permite a los usuarios elegir los componentes que llevará su Moto X. De todos modos, esas combinaciones permiten elegir entre más de 2.000 posibilidades.

Con un precio que parte de los u$s199 y llega a u$s250 mediante operadoras en los EEUU, el Moto X se destaca por su poder: Qualcomm Snapdragon S4 Pro (CPU dual core a 1,7 GHz y GPU Adreno 320; 2GB de RAM; y Android Jelly Bean puro, es decir, sin las capas adicionales de software que agregan los fabricantes y que suelen enlentecer los dispositivos.

El Moto X posee una pantalla de 4,7'' HD y almacenamiento por 16GB o 32GB. Esto se combina con una cámara de 10 megapíxeles y tecnología Clear Pixel (ver Puntos importantes) y una secundaria de 2.

Agrega una batería de 2200 mAh. Por el lado de la conectividad, se destacan el NFC, LTE, Bluetooh 4.0, Wi-Fi y GPS.

Se espera que el Moto X arribe a la Argentina durante el último trimestre del año.

      

Controles simples

El Moto X se destaca sobre todo por la posibilidad de ser controlado mediante comandos de voz a pesar de que esté con la pantalla bloqueada.

Ok Google Now es la orden necesaria para que se encienda y permita ser controlado.

De acuerdo con lo informado, el dispositivo posee un núcleo dedicado a analizar el ambiente, como "saber" si está en el bolsillo, en un espacio con poca luz, inclinación, o bien conocer la posición geográfica. Así podrá mejorar las respuestas a los usuarios en Google Now, por ejemplo. La diferencia con otros sistemas similares es que el Moto X dedica un núcleo secundario para esas tareas y por ende demanda menos energía.

La cámara del Moto X se puede activar de una manera particular cuando la pantalla está bloqueada: agitándola de manera horizontal.