Ernest Hemingway mató a 122 prisioneros alemanes

El escritor norteamericano confesó que hizo "el cálculo con mucho cuidado". El Nobel se unió a los aliados en la Segunda Guerra. Tras la polémica con Günther Grass, Alemania reaccionó sorprendida

  162
162
  162
162

El mayor secreto de Ernest Hemingway fue revelado en el libro de Rainer Schmitz ¿Que le ocurrió a la calavera de Schiller? Todo aquello que usted no sabía sobre literatura, una recopilación de episodios y anécdotas poco conocidas o completamente desconocidas sobre escritores célebres.

El otro Nobel, Günther Grass, ya había sorprendido al pueblo germano cuando reconoció que fue miembro de la Waffen SS.

Sin embargo Schmitz no excluyó la posibilidad de que se trate de una fanfarronería o una exageración del autor de Adiós a las armas, un apasionado de la caza mayor, las corridas de toros, de las armas, de las mujeres y el alcohol, según una nota del diario italiano Corriere della Sera reproducida por el matutino La Nación.

En una de sus cartas a su última esposa Mary Welsh en 1944, Hemingway escribió: "Muchos muertos, botín alemán, tantos tiroteos y toda clase de combates".

Pero en otra misiva enviada a su editor, Charles Scribner, en agosto de 1949 - cuatro años después de finalizada la Segunda Guerra-, relató: "Una vez maté a un kraut de los SS particularmente descarado. Cuando le advertí que lo mataría si no abandonaba sus propósitos de fuga, el tipo me respondió: Tú no me matarás. Porque tienes miedo de hacerlo y porque perteneces a una raza de bastardos degenerados. Y además, sería una violación de la Convención de Ginebra. Te equivocas, hermano, le dije. Y disparé tres veces, apuntando a su estómago. Cuando cayó, le disparé a la cabeza. El cerebro le salió por la boca o por la nariz, creo".

Un año después - el 2 de junio de 1950-, el autor de Por quién doblan las campanas volvió a relatar sus experiencias en la guerra a Arthur Mizener, profesor de literatura de la Universidad de Cornell.

"He hecho el cálculo con mucho cuidado y puedo decir con precisión que he matado a 122". "Uno de esos alemanes era un joven soldado que intentaba huir en bicicleta y que tenía más o menos la edad de mi hijo Patrick", contó.

Hemingway se unió en junio de 1944 al regimiento número 22 de la IV División de Infantería estadounidense con grado de oficial. Ya en la Primera Guerra había intentado ingresar al ejército pero fue rechazado por un problema en un ojo y terminó conduciendo una ambulancia. También fue corresponsal durante la Guerra Civil española.