162
162
(EFE).-

Un dinosaurio con características de ave descubierto en Argentina obligará a los científicos a replantearse la evolución y distribución en el planeta de estos animales.



El hallazgo en la Patagonia de un dromeosaurio, apodado

Gonzalo

(

buitreráptor gonzalezorum

) demuestra que esta especie podía hallarse en la región del globo que ahora es Sudamérica, la antigua Gondwana. Hasta el momento se creía que sólo se encontraba en el hemisferio norte, Laurasia.



Según un artículo publicado en la revista británica

Nature

, los restos prueban que los dromeosaurios habrían aparecido en todo el planeta antes de su división en dos hemisferios, norte y sur.



El paleontólogo, Sebastián Apesteguía, confesó que cuando bautizaron al nuevo dinosaurio pensaron en el conductor de radio más popular de la Argentina.

Oscar González Oro concentra el 43%

del share de radio AM en el país y su programa "

El Oro y el Moro

", por

Radio 10

, es el más escuchado en el país.


 

Explicó que el nombre tiene la terminación en "orum" porque en Latín es utilizada para señalar un genitivo plural y podría traducirse como "de los González". Se eligió en honor a los dos hermanos colaboradores de Apesteguía.



Hace doscientos millones de años, la Tierra era una sola masa terráquea llamada Pangaea, que se separó en dos partes: Laurasia, en el norte (actuales América del Norte, Europa y Asia) y Gondwana, en el sur (América del Sur, Africa, Australia, la India y Antártida).



El descubrimiento de un dromeosaurio en el hemisferio sur, cuando se creía que se originaron en el norte, abona la teoría de que las especies de cada región siguieron evoluciones diferentes.



Hasta ahora, sólo se habían hallado restos de dromeosaurios, una especie de predadores, en Norte América y Asia, como el Velociráptor del desierto de Gobi; el Utahráptor del oeste de Estados Unidos y los Microráptor y Sinornithosaurus de China.



Los restos del esqueleto descubierto en la Buitrera pertenecen al primer dromeosaurio conocido, y son diferentes de los ejemplares del norte.



El Buitreráptor argentino tiene extremidades delanteras como alas enormes, una pelvis de ave y seguramente tenía plumas cortas. Era del tamaño de un pollo gigante, tenía un cuello largo, cola y un peculiar hocico largo parecido a un pico, con dientes espaciados y pequeños.



Esa dentadura difiere de la típica de otras especies de dinosaurios carnívoros que se sostenían en dos patas, señalan los expertos. Una reconstrucción del buitreráptor indica que era un animal veloz que cazaba a sus presas con sus largas extremidades.



Al comentar el hallazgo del buitreráptor, el profesor Peter Makovicky del Field Museum de Chicago, Estados Unidos, afirma en la revista que es "uno de esos fósiles que aportan mucha información sobre la historia evolutiva de la Tierra y el periodo de esa evolución".



El hallazgo permitirá trazar un árbol genealógico específico de los dromeosaurios del hemisferio sur, que presentaban características distintas a los del norte y abren la posibilidad de otra línea de evolución de la capacidad de volar, paralela a la de las aves.