162
162
 162
162

El crítico literario Osvaldo Quiroga, quien además es periodista y conductor de televisión, expresó ayer por la tarde que el plagio que involucra a Jorge Bucay era un "fraude total".

"Un fraude total, yo lo he dicho en varias oportunidades", expresó Quiroga y afirmó que las obras de Bucay "tienen que ver con trabajar con otros textos, sin aclarar de dónde vienen las fuentes".

Quiroga aseguró que "la autoayuda funciona de esta manera. Uno de los más logrados era 'Tus zonas erróneas'", a partir del cual comenzó a hacerse famoso este tipo de literatura.

El crítico explicó que "Bucay trabaja a través de cuentos y bases filosóficas" y que busca "ideas destinadas a hacerle creer a otro que puede con todo solo".

"Es un mecanismo bastante elemental", criticó Quiroga y volvió a cargar en Radio 10 contra el "escritor" al decir que "el problema es que la obra de sus libros son muy mediocres, plagados de cosas elementales, lo que perjudica cosas más serias como el psicoanálisis y la terapia, que la gente lo necesita. La gente en lugar de recurrir a un profesional lee un libro".

Quiroga, sin buscar justificar la actitud de quien escribiera columnas en revistas semanales y tuviera programas de televisión en canales abiertos, expresó que "Bucay funciona mucho con el término del refrito".

"La pena es que cada vez que critico a Bucay en conferencias que doy, la gente en general se enoja conmigo. Yo digo que es una chantada, que es muy fácil, lo podría hacer otro", afirmó.

Quiroga explicó que el de Bucay "es un fenómeno alentado por la industria". Y aclaró: "Le deben estar pidiendo continuamente que saque libros".

"Espero que la gente tome conciencia qué tipo de literatura saca Bucay".

"Nunca recomendé libros de autoayuda. Me compraría un libro que me diga cómo hacerme crecer el pelo, pero no existe (risas)", finalizó Quiroga.
 
El plagio

Jorge Bucay debió confesar que gran parte de su último éxito fue plagiado del libro La sabiduría recobrada, de Mónica Cavallé, cuando fue enfrentado por la autora y su editorial. Pidió disculpas públicas en un artículo publicado en una revista española.

Así, el mundo de la cultura argentina se sacude nuevamente, luego de que la semana pasada fuera condenada la editorial Planeta por premiar a Ricardo Piglia en un concurso por su libro Plata Quemada, pese a que era su empleado.

La Editorial Sudamericana estaba planeando una reimpresión del libro Shimriti cuando se generó la polémica. Decidió quitar de la venta los ejemplares en todos los países en donde se comercializaba. Con excepción de Argentina, donde quedan pocos ejemplares, explicó el diario La Nación.

"Un error absolutamente involuntario permitió que los textos de la profesora Mónica Cavallé fueran incluidos en Shimriti sin la correspondiente y merecida mención de su fuente?, escribió Bucay en la edición publicada ayer de la revista Mente Sana, que él dirige.

Cavallé es una doctora en filosofía por la Universidad Complutense de Madrid, y publicó su libro en 2002. Fue advertida por conocidos sobre la similitud de ambos textos y se comunicó con su editorial, Oberón, y con Bucay.

La especialista en estudios comparados entre el pensamiento de Oriente y Occidente relató que el psicoterapeuta tuvo "una actitud muy humilde, entre otras cosas porque lo que hizo es bastante obvio". Aclaró que el tema aún no está cerrado.

Bucay no quiso explicar el motivo que lo llevó a copiar casi de manera textual gran parte de su libro. Se definió a si mismo como un "docente repetidor de cosas. Yo aggiorno y modifico. No soy el gran pensador o sabio que se quiere hacer de mí."

Cavallé calificó la actitud del argentino como ?casi suicida?. En los próximos días decidirá con sus asesores si este hecho requerirá de una maniobra legal.