Marylin Monroe con el icónico vestido plisado blanco de ‘La tentación vive arriba’. Con su cabello corto ondulado rubio, fue una de las mujeres más deseadas en la historia del cine. Diseñado por William Travilla, este vestido fue subastado en el 2015 por un valor de 5.520.000 dólares

Marylin Monroe con el icónico vestido plisado blanco de ‘La tentación vive arriba’. Con su cabello corto ondulado rubio, fue una de las mujeres más deseadas en la historia del cine. Diseñado por William Travilla, este vestido fue subastado en el 2015 por un valor de 5.520.000 dólares

Olivia Newton en la piel de Sandy Olsson para ‘Grease’ en la escena donde bailan,  ella luce un vestido blanco con corte en la cintura de seda. Los zapatos de bailarina con boca de pez acompañaron su vestuario. John, por su parte, en rosa y negro con un impecable traje y zapatos

Olivia Newton en la piel de Sandy Olsson para ‘Grease’ en la escena donde bailan,  ella luce un vestido blanco con corte en la cintura de seda. Los zapatos de bailarina con boca de pez acompañaron su vestuario. John, por su parte, en rosa y negro con un impecable traje y zapatos

Judy Garland como Dorothy Gale, de ‘El mago de OZ’, fue la pionera de la tendencia de las superposiciones. Vestido en vichy en celeste y blanco junto a una camisa con mangas globo. El accesorio que la identificaba era el ‘basket bag’ de mimbre y en su cabello colorado, dos colitas bajas con cintas

Judy Garland como Dorothy Gale, de ‘El mago de OZ’, fue la pionera de la tendencia de las superposiciones. Vestido en vichy en celeste y blanco junto a una camisa con mangas globo. El accesorio que la identificaba era el ‘basket bag’ de mimbre y en su cabello colorado, dos colitas bajas con cintas

Audrey Hepburn en su película ‘Breakfast at Tiffany’s’ lució un vestido sin mangas y guantes al codo en negro de Givenchy, diseñado exclusivamente para la actriz. A raíz de su película basada en su obsesión con la casa de joyas, lució una gargantilla de perlas y broche con brillantes

Audrey Hepburn en su película ‘Breakfast at Tiffany’s’ lució un vestido sin mangas y guantes al codo en negro de Givenchy, diseñado exclusivamente para la actriz. A raíz de su película basada en su obsesión con la casa de joyas, lució una gargantilla de perlas y broche con brillantes

Kate Winslet en la piel de Rose DeWitt Bukater en Titanic, en rojo y sobre tul bordado en cascada acompañando con joyas de esmeraldas que se lucen en la escena que Leonardo Di Caprio la detiene. Tanto el vestido como las joyas fueron subastadas por más de 30.000 dólares

Kate Winslet en la piel de Rose DeWitt Bukater en Titanic, en rojo y sobre tul bordado en cascada acompañando con joyas de esmeraldas que se lucen en la escena que Leonardo Di Caprio la detiene. Tanto el vestido como las joyas fueron subastadas por más de 30.000 dólares

Carrie Fisher como Leia de Star Wars, con una túnica blanca con mangas acampanadas, cuello polera, faja en la cintura y botas blancas

Carrie Fisher como Leia de Star Wars, con una túnica blanca con mangas acampanadas, cuello polera, faja en la cintura y botas blancas

Sarah Jessica Parker en la piel de la fashionista Carrie Bradshaw en el día de su boda -que no fue- con Mr. Big. La diseñadora Vivianne Westwood le envió como regalo el vestido que había lucido en una producción para Vogue. Escote V en pico y con corpiño armado y falda voluptuosa y un increíble tocado con velo

Sarah Jessica Parker en la piel de la fashionista Carrie Bradshaw en el día de su boda -que no fue- con Mr. Big. La diseñadora Vivianne Westwood le envió como regalo el vestido que había lucido en una producción para Vogue. Escote V en pico y con corpiño armado y falda voluptuosa y un increíble tocado con velo

Miranda Presley, interpretada por Meryl Streep en ‘El diablo viste a la moda’. Luce un vestido en chiffon negro strapless con escote corazón de la firma Valentino

Miranda Presley, interpretada por Meryl Streep en ‘El diablo viste a la moda’. Luce un vestido en chiffon negro strapless con escote corazón de la firma Valentino

Jennifer Lawrence, la protagonista de ‘Los juegos del hambre en llamas’ con un vestido de Tex Saverio, un diseñador indonesio de 28 años. Un modelo atrevido y vanguardista usando estructuras metálicas y la falda en cintas y encajes, una verdadera obra de arte bordada

Jennifer Lawrence, la protagonista de ‘Los juegos del hambre en llamas’ con un vestido de Tex Saverio, un diseñador indonesio de 28 años. Un modelo atrevido y vanguardista usando estructuras metálicas y la falda en cintas y encajes, una verdadera obra de arte bordada

Emma Watson recreó el icónico look del film de Disney ‘La Bella y La Bestia’ con el clásico vestido amarillo de princesa realizado por la vestuarista de la película, Jacqueline Durran, quien diseñó con múltiples capas de organza teñida en amarillo con más de 55 metros de tela y 941 metros de hilo. En el torso se imprimieron filigranas de oro bordándola con 2.160 cristales de Swarovski. Este vestido necesitó 12.000 horas para su confección

Emma Watson recreó el icónico look del film de Disney ‘La Bella y La Bestia’ con el clásico vestido amarillo de princesa realizado por la vestuarista de la película, Jacqueline Durran, quien diseñó con múltiples capas de organza teñida en amarillo con más de 55 metros de tela y 941 metros de hilo. En el torso se imprimieron filigranas de oro bordándola con 2.160 cristales de Swarovski. Este vestido necesitó 12.000 horas para su confección

Lily James, la actriz que protagonizó Cenicient. Sandy Powell confeccionó sobre un corset celeste y miriñaque para darle volumen a las docena de capas de diferentes géneros como seda, poliester y nylon en tonos azul y turquesa. Más de 270 metros de tela, 10.000 cristales de Swarovski, 18 modistos y 500 horas para las 9 versiones de este vestido

Lily James, la actriz que protagonizó Cenicient. Sandy Powell confeccionó sobre un corset celeste y miriñaque para darle volumen a las docena de capas de diferentes géneros como seda, poliester y nylon en tonos azul y turquesa. Más de 270 metros de tela, 10.000 cristales de Swarovski, 18 modistos y 500 horas para las 9 versiones de este vestido

LEA MÁS: