Pese a que River goleaba a Banfield y los minutos finales transcurrían con mucha felicidad, se vivió un momento tenso a poco del final del encuentro que se desarrolló en el estadio Monumental.

Exactamente a los 30 minutos del complemento, Marcelo Gallardo decidió realizar dos cambios, uno de ellos fue el ingreso del juvenil de gran proyección Tomás Andrade por Andrés D'Alessandro.

"Siempre me sacás a mí", habrían sido las palabras que utilizó el Cabezón camino al banco de los suplentes. Esto no pasó desapercibido por el Muñeco, quien encaró al Diez y le recriminó por su enojo.

Las muecas de fastidio de Andrés D'Alessandro al sentarse luego de este cruce se vieron automáticamente. Lo mismo el gesto de Marcelo Gallardo, a quien no le gustó para nada que el futbolista cuestione el cambio realizado.