Yoyo Moyes, autora de “Yo antes de ti” (Alejandra López)
Yoyo Moyes, autora de “Yo antes de ti” (Alejandra López)

La noticia apareció en un periódico sensacionalista. Decía que un joven atleta había quedado parapléjico tras un accidente y que, habiendo manifestado su deseo de morir, los padres iban a llevarlo a una clínica suiza para acompañarlo en un suicidio asistido. La escritora británica Jojo Moyes quedó impactada: "No podía entender que un padre aceptara terminar con la vida de su hijo". El tema volvía a su mente una y otra vez hasta la obsesión. Entonces, tratando de encontrarle una explicación, comenzó a escribir. Ese fue el origen de Yo antes de ti.

El resto es historia conocida. El libro —el noveno de una lista que hoy llega a quince: La chica que dejaste atrás, El bazar de los sueños, etc.— cuenta la historia de amor entre una enfermera y un joven tetrapléjico que quiere morir. El cruce entre Eros y Tánatos se convirtió en un bestseller, la MGM compró los derechos para llevarlo al cine y Moyes —que además adaptó el guion de la película— alcanzó fama mundial.

"Me enamoré de Lou y Will al instante", dice. Tal vez por eso necesitó seguir con ellos dos libros más: Yo antes de ti (Suma de Letras) ya tiene una secuela, Después de ti, y la escritora dice que está revisando la tercera parte para entregarla en breve a la editorial.

Jojo Moyes, que viajó a Buenos Aires para presentarse en la Feria del Libro, habló de sus novelas e intereses con Grandes Libros.

Sus protagonistas son mujeres fuertes, que se enfrentan al destino y que casi se han hecho a sí mismas. ¿Cómo concilia las imágenes de la mujer en sus libros y en la realidad?

—Creo que es a partir de esa diferencia que escribo. En la industria del entretenimiento, en la televisión y el cine, la mayoría de las mujeres son víctimas de violencia y abusos. Todo el tiempo pienso en el mensaje que le voy a dar a mi hija cuando lea lo que escribo. Yo quiero mostrar, sobre todo a las jóvenes, que es posible ser una persona buena y atractiva si se es lo suficientemente fuerte para sostener las propias elecciones. Vivimos en una época difícil. Es importante mostrarles a las mujeres que pueden aspirar a vivir mejor.

A medida que envejeces es más fácil ser audaz, porque te interesa menos lo que la gente piense de ti

Usted podría ser uno de sus personajes. Me refiero a que debió perseverar mucho hasta que alcanzó el éxito.

—No estoy segura de ser tan valiente como mis personajes, aunque en los últimos años empecé a sentirme con más coraje. Tenía miedos: no podía volar —me temblaban las piernas, me ponía a llorar—, me daba miedo viajar en subte por las bombas, lo que fuera. Hay un momento en el que uno se pregunta quién quiere ser: ¿quería ser aquella persona que por miedo se restringe poco a poco hasta terminar recluida en un dormitorio? A medida que envejeces es más fácil ser audaz, porque te interesa menos lo que la gente piense de ti. Lo que retiene a muchas mujeres es el miedo de lo que pueden pensar de ellas. Hay un condicionamiento desde la infancia que es muy difícil sacarse de encima.

Yo antes de ti fue llevada al cine con protagónicos de Emilia Clarke y Sam Claflin
Yo antes de ti fue llevada al cine con protagónicos de Emilia Clarke y Sam Claflin

Alguna vez ha dicho que en sus libros no hay política. Puede que no haya política partidaria, pero sí tienen elementos políticos.

—Sí, estoy de acuerdo. Es imposible ser escritor en el mundo actual e ignorar los problemas que suceden. De chica creía que, si te esforzabas y eras una buena persona, ibas a conseguir tus objetivos. Pero en el mundo actual eso ya no alcanza. Todo es más difícil y hay menos oportunidades. Mi hija es camarera: no tiene contrato ni seguridades laborales. No es un gran problema porque todavía vive con nosotros, pero si tuviera que sostener una familia, cómo haría para enfrentarse al jefe, en un momento en que cada vez hay menos derechos. Es algo que no puedo ignorar. Aún cuando uno escriba novelas románticas, tiene que incorporar ciertos elementos que provocar que el lector piense el mundo en que vive.

¿Inglaterra sigue siendo un país culturalmente abierto?

—Tal vez, pero están pasando demasiadas cosas raras. Tradicionalmente éramos un país que tenía una amplitud de miras. Ahora la mitad del país mira hacia el exterior y la otra mitad hacia el interior. No hubo nunca una época en el que país estuviera tan dividido.

El Brexit es terrible, absolutamente terrible

¿Cuál es su opinión sobre el Brexit?

—Es terrible, absolutamente terrible. Tengo el corazón destrozado. La noche de la elección me fui a dormir sin esperar el resultado porque estaba segura de que el Reino Unido iba a mantenerse en la Unión Europea. Sí: es imperfecta, pero era mejor que la alternativa. Y cuando me desperté pensé: "¿A dónde se fue mi país?". No entiendo el nuevo Reino Unido, no entiendo el deseo de tirar abajo las paredes y mirar hacia el pasado. No es el país en donde quiero que crezcan mis hijos. Nos disparamos en el pie por el ego de ciertos dirigentes que no pudieron admitir que estaban equivocados. Es un error terrible y lo vamos a pagar caro. Siento que el resto del mundo se nos está riendo.

Jojo Moyes en Buenos Aires (Alejandra López)
Jojo Moyes en Buenos Aires (Alejandra López)

¿Cambió su forma de escribir después de escribir el guion de Yo antes de ti?

—Escribí muchos guiones desde entonces y estoy segura de que la manera en que escribes guiones afecta la manera en que escribes novelas. En un guion todo tiene que tener una razón, un objetivo. Probablemente en las novelas ahora sea más rigurosa y menos indulgente: es un buen hábito.

¿Hay desafíos diferentes en una novela y un guion?

—El problema más grande cuando escribes el guion de tu novela es saber qué cortar. Tienes que "matar a tus seres queridos", como dicen. Lo primero, entonces, es comprender qué es lo esencial del libro. Pero siempre es difícil. En Yo antes de ti hay una escena en la que ella tiene una situación de abuso. Esa parte no existe en la película. Durante seis meses la estuve retrabajando hasta que decidí sacarla. En el libro es una referencia muy velada para que el lector piense: "¿Acaba de decir lo que creo que ha dicho? ¿Le pasó de verdad?" Pero en la película, la escena habría desbalanceado completamente la historia. Habría dejado de ser la historia de dos personas para convertirse en la historia de un abuso.

Me da pudor decir que mis libros tienen un mensaje

Además de novelas románticas, sus libros también podrían pensarse dentro del género de autoayuda. ¿Es por una cuestión de optimismo?

—No era optimista pero ahora lo soy. En los últimos cinco años, mi vida fue tan increíble que es imposible no volverse optimista. Me siento locamente afortunada. En cuanto a si mis novelas son de autoayuda: es una lectura interesante. Me da pudor decir que mis libros tienen un mensaje porque no me gusta decir qué deben pensar los lectores, pero si pueden ayudarlos a encontrar quiénes son o a ponerse en los zapatos de otro, me alegra. Me gusta pensar que mis libros son sobre la emancipación femenina, el amor y la empatía.

>>> Descubre Grandes Libros, la red social de lectores más grande de América latina.