La industria y la construcción fueron los sectores que más achicaron la nómina en el último año
La industria y la construcción fueron los sectores que más achicaron la nómina en el último año

El Indec completó la estadística de los puestos de trabajo asalariado registrado por parte del conjunto de la actividad privada correspondiente al primer año de Gobierno, con los datos del último trimestre de 2016 de las declaraciones juradas que 573.987 empresas presentaron a la AFIP.

Si bien usualmente ocurren atrasos en las presentaciones de las DDJJ por parte de las pequeñas empresas, las cuales las que registran hasta 50 asalariados representan más del 96% del total, la disminución en 4.462 en el último cuarto de 2016 y en 1.579 en el promedio del año, que implicaron sendas disminuciones de 0,8% y 0,6% respectivamente, aparece congruente con una economía que se contrajo poco más de dos por ciento.

Una baja más intensa acusó el organismo oficial de estadística en la nómina total de puestos asalariados: a 6,46 millones, con una virtual paridad entre los sectores que ampliaron la nómina y los que la redujeron, aunque en términos de personas ocupadas los registros dieron cuenta de una disminución neta de poco más de 68.300 casos.

La industria y la construcción redujeron la nómina en conjunto en 82.000 personas

En el caso de la rama manufacturera la destrucción de empleos en relación de dependencia se justificó en la creciente capacidad ociosa en las planta que provocó la muy debilitada demanda de productos por parte del principal socio comercial, Brasil, fenómeno que afectó principalmente a gran parte de la cadena de valor automotriz, y en menor medida a la rama de la alimentación.

Mientras que en el caso de la construcción el freno inicial a la ejecución de obras públicas por parte del Gobierno nacional, junto a la debilitada actividad privada, explicaron el recorte de los planteles. Pero en ambos casos, ya se advierten señales de reactivación, en el primero, por la depuración del sistema de licitación entrada en ritmo del programa oficial, y en el segundo, por la creciente oferta de crédito a baja tasa y largo plazo para compra y edificación.

Por el contrario, la distribución de los asalariados en las 24 provincias del país mostró que sólo en tres se expandió la nómina: Jujuy 2,8%; Tucumán 2,6% y La Pampa 1,9%; se estancó en Córdoba y declinó en las 20 restantes, con mayor intensidad en Tierra del Fuego 12,8%; Santa Cruz 9,9%; San Luis 7,3%; Formosa 6,9% y Catamarca 4,3%, entre otras, entre el cuarto trimestre de 2015 e igual período del último año.

El salario real privado cayó en 23 provincias entre 7,7% y 1,1%, y aumentó un modesto 0,1% en Formosa

Mientras que el poder de compra de los salarios cayó en 23, entre un 7,7% en Tierra del Fuego y 1,1% en Chaco, y la única excepción de un mínimo aumento de 0,1% en Formosa, respecto de la tasa de inflación de 42,8% que para el período de referencia estimó el consenso del mercado.

La notable desaceleración de la inflación, a una tasa de 27% esperada para abril, si la tasa mensual se ubica en la zona de 1,5% a 2%, junto a una economía que los economistas presupuestan entre 2% y 3%, generan el camino propicio para una modesta recuperación del salario promedio de la actividad privada.

LEA MÁS: