La canasta de pobreza en la Ciudad se encareció 5,6% para quien no alquila (Reuters)
La canasta de pobreza en la Ciudad se encareció 5,6% para quien no alquila (Reuters)

El aumento de los precios de los bienes y servicios públicos y privados siguió erosionando severamente el presupuesto de las familias porteñas.

Según el relevamiento de la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires (DGEC) en el último mes una familia tipo, compuesta por dos adultos y dos menores, con vivienda propia, debió reunir un ingreso mínimo de $15.604,31 para no caer por debajo del umbral de pobreza. Representó una suba de poco más de $833 en sólo 30 días, equivalente a 5,6%, más de un punto porcentual por arriba de la tasa de inflación que para mayo midió el Indec (4,2 por ciento).

Tres rubros fueron claves en la desestabilización del presupuesto de los hogares: el aumento de la tarifa de agua en 67,4%, o si se quiere en $123, a un promedio en el mes de $306,79; el incremento de los aranceles de los servicios educativos en 14,7%, a $959,15; y el ajuste de la tarifa del transporte público en 10,5%, a 399 pesos.

El aumento más significativo fue el del agua con $123, un 67,4 por ciento

En menor medida, aunque con alzas significativas se anotaron los productos lácteos 8,2%, las frutas y verduras 6,5% y la ropa 4,2 por ciento.

De acuerdo con el relevamiento de la DGEC, en mayo, una familia tipo debió sumar ingresos por $6.622 para no ser clasificada como indigente.
En los últimos doce meses la Canasta Básica Alimentaria se encareció 37,8%, mientras que la Canasta Básica Total que agrega el presupuesto mínimo que debe destinarse al pago de servicios públicos y privados, se elevó 41,8 por ciento.

El umbral de indigencia escaló a $6.622 por mes, casi $221 por día

Cabe destacar que para el caso de la familia que además de los gastos corrientes en alimentos y servicios debe destinar una parte de su presupuesto al pago del alquiler de la vivienda, que para el caso del ejemplo de dos adultos y dos menores se estimó en un promedio de $3.617, el umbral de pobreza se incrementó 5%, a 19.221,70 pesos.

Tanto para el caso de la familia tipo con vivienda, como para la que alquila el lugar de residencia, el aumento de su presupuesto superó en un promedio de un punto porcentual a la inflación que para mayo midió el Indec.