El presidente brasileño Michel Temer y su par Nicolás Maduro
El presidente brasileño Michel Temer y su par Nicolás Maduro

El gobierno de Brasil instó este domingo a las autoridades venezolanas a suspender la instalación de la Asamblea Constituyente y pidió un "canal efectivo de entendimiento y diálogo" con la sociedad venezolana, a poco del cierre de los centros de votación en una jornada marcada por la baja participación y la represión estatal de las manifestaciones opositoras.

"Venezuela dispone de una Asamblea Nacional legítimamemente electa. Así, la nueva Asamblea Constituyente crearía un orden constitucional parelelo y sin el reconocimiento de la población", señala un comunicado divulgado por el ministerio de Exteriores de Brasil, agregando que esto agravaría aún más el "impasse institucional que paraliza a Venezuela".

Brasilia lamenta también que el gobierno venezolano haya rechazado los pedidos internacionales de no seguir adelante con la votación para una Constituyente que "viola el derecho al sufragio universal, desestima el principio de la soberanía popular y confirma la ruptura del orden constitucional".

De esta manera,el gobierno brasilero insta a las autoridades venezolanas a suspender la instalación de la Asamblea Constituyente y pide un "canal efectivo de entendimiento y diálogo" con la sociedad venezolana, preocupado por la "violenta represión" de las fuerzas del Estado y de parmilitares.

Con este comunicado Brasil se suma a Estados Unidos, México, Argentina, Perú, Panamá y Colombia y su rechazo a aceptar la legitimidad de la Asamblea Constituyente que propone Maduro.

Más temprano el domingo, el ministro de Exteriores brasileño, Aloysio Nunes Ferreira, había dicho en una columna publicada en el diario Folha de Sao Paulo que la elección de la Constituyente era el "camino seguro para el agravamiento de la crisis" en el país vecino y un "casuismo que expone abiertamente la intención de Nicolás Maduro de perpetuarse en el poder".

LEA MÁS: