"Veo muy bien el rumbo y la orientación de la gestión de Mauricio Macri", sentencia sin dudar ante InfobaeTV el ex presidente de la nación uruguaya de visita en Buenos Aires. "La Argentina volvió a ser un actor respetado en el mundo. Y, algo nada despreciable, yo he tenido que venir muchas veces a este país para defender la libertad de expresión que estaba amenazada. Hoy vengo sin tener que hablar de la ley de prensa. Está garantizada", agregó.

Julio María Sanguinetti participa de la cumbre de ex presidentes organizada por la Fundación Círculo de Montevideo y el Grupo Werthein de la que formarán parte, entre otros, Fernando Henrique Cardoso, Felipe Gonzalez y Ricardo Lagos. En ese contexto, y poniendo su mirada en nuestro continente, el hombre de la banda oriental tampoco titubeó a la hora de calificar al régimen de Nicolás Maduro como "la dictadura más destructiva de la historia latinoamericana". "No hay división de poderes, hay presos políticos y hasta hay un presidente al que ya no le alcanza con la constitución chavista y quiere tener una suerte de carta magna leninista al estilo de los soviets", expresó.

En otro orden de cosas, Sanguinetti definió a Donald Trump como un clásico populista aunque auguró que no podrá instalar esa ideología en los Estados Unidos: "Allí hay una institucionalidad muy fuerte que ya le puso límites desde el inicio a su gestión".

Cuando fue consultado sobre el papa Francisco, elogió, desde su "agnosticismo militante", la tarea moralizadora del Pontífice para atacar el problema de la pederastia dentro de la institución pero criticó los posicionamientos políticos de Bergoglio: "No me ha gustado demasiado porque es un discurso demasiado antimercado, antiproductividad y antieficiencia. Eso no es una buena pedagogía".

Finalmente, criticó con dureza a Cristina Kirchner. Consideró que "la historia la recordará mal, como una secuela de la faz gris del peronismo". "La luz del peronismo es la trayectoria en terreno social. La sombra, su paso por el autoritarismo. El kirchnerismo fue el retorno de ese costado autoritario del peronismo", finalizó.