El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el emir de Kuwait, Sabah Al Ahmad Al Sabah
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el emir de Kuwait, Sabah Al Ahmad Al Sabah

El emirato de Kuwait expulsó este domingo al embajador de Corea del Norte y otros cuatro diplomáticos de ese país, al tiempo que decidió dejar de conceder visas a los norcoreanos, como reacción a la última prueba nuclear del régimen de Kim Jong-un.

El representante de Pyongyang, el único que el hermético país comunista mantiene entre los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), tendrá un mes para dejar el país, donde además trabajan entre 2.000 y 2.500 obreros norcoreanos, según destacó un diplomático kuwaití de alto rango a la agencia AFP.

Kuwait ha recibido fuertes presiones de Estados Unidos en las últimas semanas para expulsar al embajador So Chang Sik, y limitar las relaciones con Pyongyang y el trabajo ofrecido a sus ciudadanos.

El emir de Kuwait durante una conferencia de prensa con el presidente de Estados Unidos , Donald Trump, a principios de mes (AFP)
El emir de Kuwait durante una conferencia de prensa con el presidente de Estados Unidos , Donald Trump, a principios de mes (AFP)

Más temprano este mes, el emir de Kuwait, Sabah Al Ahmad Al Sabah, incluso se reunió con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llevando este tema en agenda.

Ambos países mantienen una fuerte alianza desde 1991, cuando la coalición liderada por Washington derrotó al ejército de iraquí de Saddam Hussein luego de que invadiera y ocupara el pequeño emirato. Al día de hoy 13.500 soldados estadounidenses siguen apostados en Kuwait en consecuencia.

"Es un aliado regional en la cuestión de Corea del Norte y otros temas", señaló un comunicado de Washington tras el encuentro de líderes y según consignó la agencia AP. "Kuwait ha tomado acciones positivas para implementar las resoluciones de la ONU con respecto a Pyongyang", agregó.

Kim Jong-un observa el lanzamiento de un misil balístico, el último ensayo militar del régimen (Reuters)
Kim Jong-un observa el lanzamiento de un misil balístico, el último ensayo militar del régimen (Reuters)

Corea del Norte envía trabajadores a diferentes partes del mundo como una manera de evadir las sanciones internacionales. Según un informe de la ONU, cerca de 50.000 de sus ciudadanos trabajan en el extranjero y envían de vuelta al país entre 1.200 y 2.300 millones de dólares al año.

En este esquema el mercado del Golfo, donde norcoreanos trabajan en Kuwait, Oman, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos, es comparativamente pequeño en comparación a China o Rusia, pero aún así conribuye divisas a la estrangulada economía del país.

Las últimas sanciones impuestas a Corea del Norte la semana pasada intentan limitar las importaciones de petróleo del país
Las últimas sanciones impuestas a Corea del Norte la semana pasada intentan limitar las importaciones de petróleo del país

La semana pasada el Consejo de Seguridad de la ONU aumentó las sanciones sobre el régimen de Kim Jong-un prohibiendo las importaciones de sus textiles y reduciendo las cuotas de exportación de petróleo al país, en un intento aplacar su programa nuclear y de armas avanzadas.

Pero en respuesta Corea del Norte realizó el viernes otra prueba de un misil balístico que voló sobre Japón.

LEA MÁS: