El grupo terrorista atacó una zona en el sur del país en la que usualmente no opera. En la foto un atentado en mayo en la capital Bagdad (AP)
El grupo terrorista atacó una zona en el sur del país en la que usualmente no opera. En la foto un atentado en mayo en la capital Bagdad (AP)

Al menos 50 personas resultaron muertas este jueves en un doble atentado en las afueras de Nasiriya en el sur de Irak, el más mortífero desde la recuperación de Mosul en junio, que estaba en manos del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, en inglés), según fuentes oficiales.

"El balance alcanza actualmente a 52 muertos y 91 heridos", indicó a la agencia AFP Abdel Hussein al Jabri, director general adjunto de Salud de la provincia de Zi Qar, precisando que el primer ataque tuvo lugar cerca de un restaurante. "El balance podría aumentar porque algunos heridos se encuentran en estado crítico", agregó.

El grupo terrorista volvió a atacar luego de perder la ciudad de Mosul tras una batalla contra el ejército iraquí (AFP)
El grupo terrorista volvió a atacar luego de perder la ciudad de Mosul tras una batalla contra el ejército iraquí (AFP)

La televisión iraquí Al Sumaria informó que en el primer atentado hombres armados vestidos de uniforme militar llegaron a bordo de dos autos al restaurante y entraron abriendo fuego contra los clientes, lo que causó muertos y heridos, entre ellos varios ciudadanos iraníes.

También había reportes de que el ISIS utilizó uniformes de la milicia chiita apoyada por Irán Hashed al Shaabi, uno de los grupos paramilitares que luchan contra los yihadistas en el país, según el periódico The Telegraph.

En tanto en el segundo ataque los hombres avanzaron contra un control de seguridad e hicieron estallar un coche bomba, añadió Saad Maan, portavoz del ministerio del Interior.

El ISIS se atribuyó el ataque poco después mediante un comunicado divulgado por su agencia de noticias Amaq.

En el texto el grupo terrorista afirma que el ataque fue llevado a cabo por varios atacantes suicidas contra un restaurante y un control de las fuerzas de seguridad cerca de Nasiriya, unos 300 kilómetros al sureste de la capital Bagdad, donde murieron "decenas de chiitas".

La provincia de Diqar, de la cual Nasiriya es capital, es una región poblada mayormente por musulmanes chiitas, que suelen ser blanco de los ataques de este grupo terrorista sunita.

Los ataques se producen un día después de que el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, visitase la provincia que se caracteriza por su seguridad y estabilidad.

Tras ejecutar dos mortíferos ataques terroristas en Bagdad en enero y mayo de este año, el ISIS, concentrado en defenderse de las ofensivas del ejército iraquí, había permanecido inactivo tras el colapso de sus fuerzas en Mosul en junio hasta que a finales de agosto volvió a atentar contra la capital.

Pero el ataque de este jueves superó ampliamente la destrucción causada en esa ocasión.

(Con información de AFP y EFE)

LEA MÁS: