Policías israelíes en la Ciudad Vieja (Reuters/archivo)
Policías israelíes en la Ciudad Vieja (Reuters/archivo)

La policía israelí prohibió este viernes a los hombres menores de 50 años acceder a la Ciudad Vieja de Jerusalén y a la Explanada de las Mezquitas, impidiendo que participen en la oración musulmana del viernes.

"La entrada a la Ciudad Vieja y al Monte del Templo (Explanada de las Mezquitas para los musulmanes) queda limitada a los hombres de 50 años o más y a las mujeres de cualquier edad", anunció un comunicado de la policía.

Esta medida tiene lugar en un clima de gran tensión tras la decisión de la policía israelí de instalar detectores de metales en la entrada de la de ese lugar santo musulmán, medida rechazada por los palestinos.

Desde la instalación de los detectores, los palestinos decidieron no concurrir a la Explanada y llevar a cabo la oración en la Ciudad Vieja.

Desde el domingo pasado hay enfrentamientos casi cotidianos entre manifestantes palestinos y fuerzas de seguridad israelíes en la Ciudad Vieja.

La policía instaló esos detectores después de un ataque ocurrido hace una semana en esa zona ultrasensible que dejó dos agentes policiales israelíes muertos.

Los tres árabes israelíes autores del ataque fueron abatidos en un tiroteo.

En los días previos a la gran oración del viernes, la prensa israelí informó de que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu barajaba la posibilidad de retirar los detectores para evitar incidentes.

Sin embargo, tras consultar a las fuerzas de seguridad y al gabinete de seguridad, Netanyahu decidió mantener los detectores de metales.

El gabinete de seguridad "dio a la policía la autoridad para tomar las decisiones necesarias para permitir el libre acceso a los lugares santos garantizando al mismo tiempo la seguridad y el orden público", indicó el viernes un responsable israelí.

Las nuevas medidas de seguridad reavivaron el temor de los palestinos de que Israel pase a controlar en forma exclusiva la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar santo del islam, donde se encuentran el Domo de la Roca y la mezquita Al Aqsa.

Israel por su parte afirma que no tiene la intención de modificar las reglas tácitas del actual statu quo que establece que los musulmanes pueden ir a la explanada a cualquier hora y los judíos penetrar a determinadas horas del día sin poder rezar.

Israel controla el acceso a la Explanada de las Mezquitas, pero su gestión está a cargo de Jordania.

La Explanada de las Mezquitas está situada en Jerusalén Oriental, la parte palestina de la ciudad, cuya anexión por Israel no es reconocida por la comunidad internacional.

(Con información de AFP)

LEA MÁS: