El atacante suicida se hizo estallar entre la multitud de fieles (Twitter)
El atacante suicida se hizo estallar entre la multitud de fieles (Twitter)

Al menos 70 personas murieron y 60 resultaron heridas el jueves en un atentado a un santuario sufista en Pakistán, el tercero ocurrido esta semana en una ola de violencia terrorista.

El ataque ocurrió en la ciudad de Sehwan, en la provincia de Sindh, a 200 kilómetros de Karachi, la capital.

En tanto, el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) se atribuyó responsabilidad a través de su agencia de noticias Amaq y declaró que habían atacado la "reunión chiita" en el santuario.

Cientos de devotos religiosos estaban rindiendo culto en el Santuario de Lal Shahbaz Qalabdar, que lleva el nombre de un famoso santo sufista enterrado allí, cuando un hombre lanzó una granada hacia las personas y luego se hizo estallar, según reportó el periódico pakistaní Dawn.

El oficial de policía Rashad Hayat dijo a la prensa local que los muertos y heridos estaban siendo transportados a hospitales de la zona, según informó la agencia AP.

El director del Hospital de Taluka, Dr. Moinuddin Siddiqui, señaló que al menos 50 cuerpos y decenas de heridos llegaron a los establecimientos de salud, informó Dawn.

Foto de archivo que muestra a fieles sufistas en el templo de Lal Shahbaz Qalandar (Reuters)
Foto de archivo que muestra a fieles sufistas en el templo de Lal Shahbaz Qalandar (Reuters)

El lunes un coche bomba había estallado en Lahore, en la frontera con la India, y había dejado un saldo de 14 personas muertas y más de 80 heridos, mientras que el miércoles un atacante suicida mató a una persona en Peshawar.

"Estos últimos días han sido difíciles, y mi corazón está con las víctimas", dijo el primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, según consigna The Independent.

Las personas evacuan el santuario tras el ataque (Twitter)
Las personas evacuan el santuario tras el ataque (Twitter)

"Pero no podemos dejar que estos eventos nos dividan, o nos asusten. Debemos permanecer unidos en la lucha por la identidad pakistaní, y una humanidad universal", agregó.