El heredero del grupo empresarial Samsung, Lee Jae-Yong, fue detenido este viernes en el marco de la investigación por corrupción y tráfico de influencias que provocó la destitución de la presidente surcoreana, Park Geun-Hye.

"Está demostrado que es necesario detener [a Lee Jae-Yong], a la luz de una nueva acusación y de nuevas pruebas", indicó en un comunicado un portavoz judicial.

Se acusa a Lee Jae-Yong, vicepresidente de Samsung Electronics e hijo del presidente del grupo, Lee Kun-Hee, de pagar cerca de USD 40 millones en sobornos a la confidente de Park para lograr favores políticos.

Ya se encontraba en un centro de detención tras comparecer ante el tribunal este jueves, a la espera de que los jueces decidieran si era necesario o no emitir una orden de arresto contra él.

(AP)
(AP)

Lee, de 48 años, ya había sido interrogado varias veces por su presunto papel en el escándalo. El mes pasado, se libró de ser detenido después de que un tribunal dictaminara que no había bastantes pruebas contra él. Pero los fiscales volvieron a pedir su arresto el martes, asegurando que habían encontrado nuevas evidencias en las últimas semanas.

Su detención, la primera de un responsable de Samsung, podría afectar a todo el conglomerado, que representa una quinta parte de la economía surcoreana e incluye al primer fabricante mundial de teléfonos inteligentes, Samsung Electronics.

El grupo apenas se está recuperando del duro revés que sufrió con la retirada de su modelo estrella, el Samsung Galaxy Note 7, debido a un problema en la batería de algunos teléfonos que llegaron incluso a incendiarse.

El escándalo de corrupción gira en torno a Choi Soon-Sil, confidente de Park Geun-Hye, que está siendo juzgada por haber utilizado su relación con la presidente destituida para obligar a grandes conglomerados surcoreanos a pagar millones de dólares a sus dos fundaciones privadas que supuestamente tenían fines caritativos, pero cuyos fondos aprovechaba a título personal.

(AP)
(AP)

Samsung fue el más generoso de esos conglomerados, al donar 20.000 millones de wones (USD 17 millones) a las fundaciones de Choi y ordenar un giro de millones de euros para financiar entrenamientos en Alemania para jinetes surcoreanos, entre los que se encontraba la hija de la confidente.

El pago era, supuestamente, a cambio de que el Gobierno respaldara una fusión de dos filiales de Samsung, un movimiento crucial para el traspaso hacia Lee de los poderes de la compañía.

Desde que estalló el caso, más de una decena de personas han sido arrestadas, incluida Choi, los ex ministros de Cultura y de Asuntos Sociales, un ex director del gabinete presidencial y un profesor de universidad.

Con información de AFP