Los pequeños inmersos con frecuencia en la cultura de estos personajes tienen mayor probabilidad de ser agresivos con el tiempo, desde el punto de vista físico y relacional.

Así surge de un estudio dirigido por la Brigham Young University, publicado en el Journal of Abnormal Child Psychology. Los investigadores examinaron a 240 niños, varones y mujeres, cuyos padres respondieron sobre el nivel de involucramiento en la cultura de los superhéroes.

A los padres y madres se les preguntó cuán a menudo los niños miraban a los superhéroes y cuánto se identificaban con ellos. Los niños fueron entrevistados también en forma individual y se les pidió identificar diez superhéroes populares e indicar su favorito.

El 10% de los niños que especificó las características de su superhéroe favorito indicó el aspecto de la protección de los más débiles, mientras el 20% se refirió en cambio a características más violentas.

El restante 70%, en cambio, era neutro en los comentarios. A partir de los resultados de la investigación, con relevamientos en dos momentos distintos, surgió que un involucramiento intenso de los niños en edad preescolar con los superhéroes estaba ligado a una mayor agresividad de tipo físico o relacional un año después.

La autora del estudio, Sarah M. Coyne, explicó que los resultados sugieren no eliminar los superhéroes, sino con moderación convertirlos en una de las tantas actividades que realizan los niños.

La investigación teorizó que una de las razones por las cuales los niños pueden enfocarse en el comportamiento violento y no en otros aspectos es la complejidad con que son representados los superhéroes.

(Con información de ANSA)