Vladimir Putin, presidente ruso; Recep Tayyip Erdogan, su par turco; y Hasan Rohani, de Irán
Vladimir Putin, presidente ruso; Recep Tayyip Erdogan, su par turco; y Hasan Rohani, de Irán

Luego de cinco años de guerra civil y ante la posibilidad de iniciar negociaciones de paz entre el régimen y los rebeldes, Siria podría ser dividida en zonas informales de poder e influencia regional, quedando Bashar al Assad como mandatario durante al menos unos años más, según un proyecto que está siendo negociado por Rusia, Turquía e Irán.

Dicho acuerdo, que permitiría autonomía regional dentro de la estructura federal controlada por la secta alawita de Al Assad, es todavía incipiente, está sujeto a cambios y necesitaría el visto bueno de todas las partes involucradas: el dictador sirio, los rebeldes y, eventualmente, de los estados del Golfo Pérsico y los Estados Unidos, según fuentes cercanas a Rusia contactadas por Reuters.

Este jueves, las partes involucradas anunciaron un cese el fuego que se iniciará la medianoche del jueves, que tiene como objetivo "preparar una situación adecuada para apoyar una solución política a la crisis" del país, según un comunicado oficial.

"Ha habido movimientos hacia un compromiso", dijo sobre el plan multilateral Andrey Kortunov, director general del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia, un centro de estudios cercano al Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país. "El acuerdo final será difícil, pero las posturas han cambiado", añadió.

Los poderes de Al Assad serían reducidos bajo el acuerdo entre las tres naciones, aseguran varias fuentes. Rusia y Turquía permitirían que el mandatario se quede hasta la próxima elección presidencial, a la que renunciaría a favor de un candidato alawita menos polarizante.

Bashar al Assad permanecería unos años en el poder, pero debería renunciar a la próxima elección (Reuters)
Bashar al Assad permanecería unos años en el poder, pero debería renunciar a la próxima elección (Reuters)

Según trascendió, Irán aún no está convencido en esta cuestión, pero de cualquier manera, Al Assad eventualmente podría dejar el poder con garantías para él y su familia. "Un par de nombres en el liderazgo (sirio) han sido mencionados (como sus posibles sucesores)", dijo Kortunov, que no quiso identificarlos.

El reciente anuncio del cese el fuego tiene programado también iniciar los preparativos para negociaciones de paz entre el régimen y los rebeldes próximamente en Astana, la capital de Kazajistán, proceso que estará acompañado Rusia, Irán y Turquía. Los tres países que manifestaron su voluntad de ser "garantes" del eventual acuerdo.

Pocos creen que un acuerdo más amplio de paz para Siria, algo que ha sido eludido por la comunidad internacional durante años, vaya a ser fácil, rápido o con resultados definitivos. Lo que está claro es que el presidente ruso, Vladimir Putin, quiere jugar el papel principal en el intento de mediar en la solución, inicialmente con Turquía e Irán.

Eso reforzaría los intentos de Putin para que Rusia recupere su rol como potencia mundial y se convierta en un actor relevante en Oriente Medio.