La ciudad de Sirte, en Libia, estaba en manos del Estado Islámico desde 2015 (AFP)
La ciudad de Sirte, en Libia, estaba en manos del Estado Islámico desde 2015 (AFP)

Al cabo de varios meses de sangrientos combates, el Gobierno libio de Unidad Nacional anunció este lunes la reconquista de Sirte, la ciudad en poder del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) desde 2015.

"Nuestras fuerzas retomaron el control total", dijo Reda Issa, vocero de la operación militar. "Hubo un colapso total en el bando del ISIS y docenas de ellos se rindieron a nuestras fuerzas", agregó.

La pérdida de Sirte es un nuevo golpe para el ISIS, que en los últimos meses sufrió varias derrotas en Irak y Siria, donde sus combatientes resisten sendos asedios en sus bastiones de Mosul y Raqqa.

En cambio, supone una buena noticia para el Gobierno libio de Unidad Nacional (GNA) que, desde su instalación en Trípoli a finales de marzo, tiene dificultades para afianzar su autoridad en un país arrasado por los conflictos tras la caída de Muamar Gadafi en 2011.

El gobierno de unidad nacional asegura haber retomado “el control total” de la ciudad (AFP)
El gobierno de unidad nacional asegura haber retomado “el control total” de la ciudad (AFP)
El asalto final contra la posiciones del ISIS en Sirte comenzó en septiembre (AFP)
El asalto final contra la posiciones del ISIS en Sirte comenzó en septiembre (AFP)

El GNA había anunciado el 12 de mayo el comienzo de la batalla de Sirte, situada a orillas del Mediterráneo, a 450 kilómetros al este de Trípoli.

Las primeras semanas de la campaña militar para expulsar a los yihadistas dieron resultados prometedores: las fuerzas libias lograron reconquistar la mayor parte de la ciudad de la que se habían apoderado los extremistas en junio de 2015, con el fin de implantarse en Libia y extender su influencia en el norte de África.

Sin embargo, el asalto final contra las posiciones del Estado Islámico en Sirte, recién comenzó a finales del pasado mes de agosto.

Esto "se debe sobre todo al hecho de que se producen combates callejeros muy violentos y que Dáesh (acrónimo árabe del ISIS) sigue determinado a defender sus posiciones hasta los últimos metros cuadrados", explicó Reda Issa el mes pasado.

Combatientes leales al gobierno libio de unidad nacional, en el bastión yihadista (AFP)
Combatientes leales al gobierno libio de unidad nacional, en el bastión yihadista (AFP)
(AFP)
(AFP)

La derrota en Sirte no significa el final de la presencia del ISIS en Libia, consideran varios expertos.

"Conquistar Sirte y establecer una 'wilaya' (provincia, en árabe) fue un acto de propaganda que atrajo a combatientes de todo el norte de África y del Sahel", recordó Mattia Toaldo, experto del grupo European Council on Foreign Relations.

"Abandonarla puede suponer un parón, pero todo dependerá de lo que va a pasar en Siria y en Irak, y de la persistencia o no de territorios que escapan a cualquier forma de autoridad en Libia", agregó.

 

Claudia Gazzini, analista del centro Internacional Crisis Group (ICG), señaló que "militantes del ISIS se quedaron en Bengasi", en el este del país. Otros de los extremistas que abandonaron Sirte, "se instalaron en el sur, como en Sebha o en el llamado 'triángulo del Salvador'", donde se juntan las fronteras entre Libia, Argelia y Níger.

LEA MÁS:

(Con información de AFP)