El incendio que arrasó una residencia estudiantil femenina la noche del martes en Aladag, provincia de Adana, en el sur de Turquía, dejó 12 personas muertas y 22 heridas, según la agencia de prensa Dogan.

En el siniestro, fallecieron 11 residentes, todas de entre 11 y 14 años de edad, que cursaban en la escuela secundaria, y una cuidadora que atendía la residencia privada, según Demirtas.

Por el hecho, fueron detenidas este miércoles seis personas sospechosas de "homicidio por negligencia", entre ellas, el director de la residencia, tres instructores y dos empleados de limpieza, según informó el periódico opositor BirGün.

Así quedó la residencia después del incendio que mató a 12 personas, entre ellas, 11 niñas (AFP)
Así quedó la residencia después del incendio que mató a 12 personas, entre ellas, 11 niñas (AFP)
Los primeros resultados de la investigación dieron cuenta de una falla eléctrica (AFP)
Los primeros resultados de la investigación dieron cuenta de una falla eléctrica (AFP)

El fuego, causado por un fallo en la red eléctrica, se propagó rápidamente en el interior del edificio revestido de madera, mientras algunas de las víctimas trataban de escapar saltando por las ventanas. Los bomberos que acudieron al lugar tardaron tres horas en sofocar las llamas.

El alcalde de Adana, Hüseyin Sözlü, señaló que, "al parecer, la puerta de la escalera de emergencia estaba cerrada con llave". Sin embargo, esa información fue descartada por el viceprimer ministro, Veysi Kaynak, en declaraciones a la prensa tras visitar Aladag.

La cadena CNNTürk informó, además, que la hija del director del centro también murió en el incendio.

Otras 22 personas resultaron heridas y fueron trasladadas a hospitales de la región (AFP)
Otras 22 personas resultaron heridas y fueron trasladadas a hospitales de la región (AFP)

La residencia tenía capacidad para 54 estudiantes de secundaria, y en el momento del incendio había 34 residentes, señaló el gobernador de Adana, Mahmut Demirtas.

La escuela pertenece a una congregación religiosa llamada Süleymancilar, que en 2008 sufrió otro incendio en una de sus instalaciones, en la provincia de Konya, en el centro del país, donde murieron 18 estudiantes.