Semanas atrás se realizó en Praga, República Checa, el Campeonato Europeo del Cubo Rubik 2016. Nadie imaginó que la mayor atracción sería una niña de seis años.

¿Salió campeona? No. Nicoleta Matei sólo fue la más joven de toda la competencia en resolverlo tan rápido, en 41,56 segundos.

Pero casi tan importante como el logro fue su reacción. Su sonrisa llena de alegría e inocencia derritió a todos los jueces y participantes.

Está bastante lejos del récord mundial, que es de 4,904 segundos. Lo ostenta el estadounidense Lucas Etter, de 14 años. Nicoleta tiene ocho años para entrenarse y superarlo.

LEA MÁS: