Angela Merkel (Reuters)
Angela Merkel (Reuters)

Finalmente, Ángela Merkel ha reconocido que cientos de yihadistas han sido introducidos de contrabando en Europa a través de la gran cantidad de refugiados que ingresaron a Alemania. La canciller declaró que "dentro del gran flujo de refugiados que Europa ha recibido, un gran número de terroristas ha ingresado en varios países del Viejo Continente, incluida Alemania".

Al mismo tiempo, una encuesta reciente que circula en los medios de prensa locales muestra que los alemanes ya no están abiertos a recibir refugiados a causa de las violaciones, asaltos y otros delitos cometidos por inmigrantes y refugiados musulmanes. Parte de la prensa alemana sostiene que Merkel utilizó ese sondeo de opinión pública para capitalizarlo políticamente en su beneficio y para recomponer su imagen, de allí que haya hecho tal declaración, publicada por RT, y referida a la infiltración de elementos radicalizados, especialmente de cara a las críticas ante el crecimiento de delitos y asaltos sexuales, como ha venido ocurriendo en Alemania, a manos de los inmigrantes y ante el descontento de varios sectores de la sociedad civil debido a la política de puertas abiertas que estableció la propia Merkel a mediados del año 2015.

Alemania recibió más de un millón de refugiados en 2015.
Alemania recibió más de un millón de refugiados en 2015.

Otro dato relevante que muestra el giro de timón de la política alemana de recibir refugiados es que el propio jefe de espionaje interior de Alemania, Hans Georg Maassen, también declaró la semana pasada a la agencia AP que "17 yihadistas del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en ingles) de alta capacidad operativa, ingresaron a Europa bajo el pretexto de ser refugiados". Aclaró que todos ellos están identificados, aunque aún no han sido apresados, y otros 498 están siendo monitoreados por funcionarios de la seguridad alemana".

La canciller Merkel dijo también a Reuters "que cuenta con un informe de sus agencias de seguridad que le permiten confirmar que más de 500 terroristas provenientes de Siria han pasado por Alemania y que algunos de ellos se mantienen ocultos en su país, mientras que muchos otros marcharon hacia Francia, Bélgica y España", y añadió que "el flujo de refugiados fue utilizado por el ISIS para contrabandear terroristas hacia el continente europeo".

Durante un mitin en el este de Alemania junto a miles de seguidores de su partido, Merkel admitió que los grupos yihadistas habían pasado de contrabando entre las personas que genuinamente buscaron asilo en Europa. "El flujo de refugiados fue usado para la infiltración de terroristas", dijo la canciller.

Los opositores a la política de puertas abiertas de Merkel están descargando duras críticas que ya son acompañadas por un sector cada vez más significativo de la población alemana que ha visto más de un millón de inmigrantes llegar a su país desde Siria en los últimos meses de 2015 y no está dispuesta a recibir más gente.

El jefe de inteligencia interior amplió sus declaraciones afirmando que "hay una fuerte evidencia de que 17 personas pertenecientes a ISIS han llegado desde Siria con claras instrucciones del Estado Islámico de ejecutar ataques cuya espectacularidad podría superar lo visto en París". Según Maassen, "a principios del mes de junio se pudo neutralizar una trama escalofriante, que involucró a un grupo de 8 sirios vinculados con el ISIS que planeaba llevar a cabo un ataque terrorista de gran envergadura". Dos miembros del grupo pensaban detonar chalecos con explosivos en el centro de una ciudad alemana, mientras que los otros miembros tratarían de asesinar a tanta gente como fuera posible con una combinación de ataques con explosivos y armas automáticas.

Las encuestas muestran que los alemanes ahora se oponen a la llegada de nuevos refugiados.
Las encuestas muestran que los alemanes ahora se oponen a la llegada de nuevos refugiados.

Tres de los sospechosos fueron identificados como Hamza C, de 25 años de edad, Mahmmud B, de 27 años y Abd Arahman A, de 31. Fueron detenidos en distintos lugares de Alemania. Su plan fue revelado cuando un cuarto miembro, Saleh A, de 25 años, se entregó a la policía en Francia en marzo pasado. "De acuerdo con las investigaciones actuales, los cuatro acusados ​​estaban planeando cometer un atentado a gran escala en Alemania para la organización terrorista Estado Islámico (ISIS)", dijeron los fiscales, citados por AFP.

El jefe del sindicato de policía de Alemania, Rainer Wendt, dijo al corresponsal de la cadena Al Arabiyya que "los recortes presupuestarios están haciendo que sea más fácil para los terroristas ingresar al país mimetizados en la afluencia de refugiados". "Es imposible examinar a todos los inmigrantes", declaró Wendt. "Hubiera sido útil en la primera mitad del año en curso crear las condiciones para verificar los antecedentes de todas las personas que vinieron a nuestro país antes de viajar aquí. Pero eso es historia pasada. Ahora, no debemos permitir más ingresos", dijo Wendt, en otras declaraciones del pasado lunes al programa televisivo de noticias SWR info.

Las autoridades alemanas anunciaron en junio que están supervisando a 498 extremistas islámicos que son considerados por los servicios de seguridad una grave amenaza. El portavoz del Ministerio del Interior, Johannes Dimroth, dijo que "las agencias de seguridad han recibido información concreta sobre extremistas islámicos que arribaron a Alemania como solicitantes de asilo con la intención concreta de desplazarse luego para atacar a gran escala Madrid y ciudades del sur de España antes de fin de año. Los servicios de seguridad españoles están trabajando con sus pares alemanes a sabiendas de que bien puede ser la región de Al Andaluz el próximo objetivo escogido por los yihadistas.

Lo que todos suponían –y muchos ocultaban– sobre la infiltración de terroristas del ISIS dentro de las masas de los que buscaron asilo y refugio en Europa es una realidad que ya no puede ocultarse.