Donald Trump (AFP)
Donald Trump (AFP)

La primera propuesta presupuestaria del presidente Donald Trump incluye un sustancial recorte a la ayuda exterior a América Latina, con reducciones a la asistencia proporcionada a todos los países del continente, un cambio que podría notarse especialmente en México y Centroamérica.

El presupuesto fue presentado este martes al Congreso y, durante su debate, podría sufrir cambios. No obstante, en su primera versión, concede USD 37.600 millones al Departamento de Estado, de los cuales USD 1.093 millones van a parar a las operaciones en el continente americano y el Caribe, un descenso de USD 614 millones respecto al año fiscal 2016.

El desglose país por país del presupuesto para el año fiscal 2018 muestra recortes en todas las naciones de la región, y elimina las partidas dedicadas a Cuba, que en el año fiscal 2016 recibió USD 20 millones; y a Venezuela, que ese año obtuvo USD 6,5 millones y esta vez no tiene fondos específicos.

No obstante, a los fondos para cada país deben sumarse las cantidades dedicadas a los programas de seguridad, democracia, lucha contra el narcotráfico u inmigración, que tienen cuentas conjuntas para todo el continente y reparten fondos según se juzgue necesario.

"Hay una reducción, pero aún así se está dando prioridad a los programas centrados en complicar la actividad de las organizaciones criminales trasnacionales, fortalecer la seguridad fronteriza y combatir la corrupción", comentó el director de la oficina de ayuda exterior del Departamento de Estado, Hari Sastry, en una conferencia de prensa telefónica.

De salir adelante este presupuesto, México recibiría USD 87,7 millones, un recorte del 45,3% con respecto al año fiscal 2016, cuando obtuvo 160,1 millones (72,4 millones más).

Peña Nieto junto a Trump (AFP)
Peña Nieto junto a Trump (AFP)

Colombia, por su parte, recibiría USD 251,4 millones, una cantidad no demasiado inferior a los USD 299,4 millones que obtuvo en el año fiscal 2016 pero sí notablemente menor a los fondos aprobados por el Congreso para el periodo 2017, un total de USD 391 millones contemplados en el plan "Paz Colombia" para el posconflicto.

Sin embargo, es posible que haya más fondos para Colombia en las partidas dedicadas a operaciones regionales en todo el continente (USD 300 millones), temas de narcotráfico y seguridad en todo el mundo (USD 167 millones), o ayuda humanitaria y promoción de la democracia a nivel global (USD 2.679 millones).

A Perú llegarían 49,6 millones de dólares (frente a los USD 74,9 millones del año fiscal 2016); Brasil recibiría USD 815.000 dólares (frente a los USD 12,8 millones de 2016), mientras que Chile recibiría 500.000 dólares (frente a los 670.000 dólares anteriores); Argentina tendría USD 500.000 y Uruguay y Paraguay obtendrían USD 400.000. La propuesta también elimina los fondos específicos para Ecuador, que en 2016 recibió USD 2 millones.

El recorte a Centroamérica es también sustancial, y reduce la ayuda al desarrollo y al fortalecimiento institucional que había potenciado el anterior Gobierno de Barack Obama.

Guatemala obtendría USD 80,7 millones, frente a los USD 131,2 millones que recibió en el año fiscal 2016; Honduras se quedaría con USD 67,8 millones (frente a los USD 98,2 de 2016), y El Salvador con USD 46,3 millones (frente a los USD 67,9 anteriores).

Nicaragua recibiría USD 200.000 (frente a los USD 10 millones del año fiscal 2016), Costa Rica obtendría USD 400.000 dólares (frente a los USD 1,8 millones del año fiscal 2016), Panamá recibiría USD 1,2 millones (frente a los USD 3,3 millones anteriores).

El presupuesto incluye además USD 587 millones para luchar contra las organizaciones criminales trasnacionales a nivel global, USD 189 millones menos que en el año fiscal 2016.

Sastry, el citado funcionario estadounidense, prometió además que Estados Unidos seguirá "haciendo frente a las causas de raíz" que generan la emigración en el triángulo norte de Centroamérica, como la pobreza o la corrupción, a pesar de los recortes.

El proyecto, a su vez, prevé eliminar el financiamiento a la agencia de Naciones Unidas para la infancia, Unicef, dentro del recorte de USD 780 millones en los fondos para organizaciones internacionales.

LEA MÁS: