(Getty)
(Getty)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se expresó este domingo sobre las masivas manifestaciones en su contra organizadas el sábado a lo largo del país, y resaltó su triunfo en las elecciones para legitimar sus posturas ante las críticas de las organizaciones sociales y celebridades que se unieron al acto.

El mandatario, que no habló sobre los actos durante su exposición tras la reunión con los líderes de la CIA, recurrió a Twitter (desde su cuenta personal y no la presidencial) para manifestarse al respecto. "Observé las protestas ayer, ¡pero tenía la impresión de que acabamos de tener una elección! ¿Por qué no votó esta gente?", se preguntó.

El republicano también dedicó una crítica a los famosos que se unieron al acto, como las actrices Ashley Judd y Scarlett Johanson, o la Reina del Pop, Madonna, quien sorprendió con duras palabras. "Las celebridades hieren a la causa seriamente", agregó el magnate.

(Reuters)
(Reuters)

La cantante estadounidense, quien sorprendió con su presencia en Washington, dio la bienvenida "a la rebelión. A nuestra negativa como mujeres de aceptar esta nueva era de tiranía", y dedicó algunos insultos a Trump.

LEA MÁS:

Posteriormente, el presidente destacó la importancia de las "protestas pacíficas" para la democracia. "Aunque no siempre esté de acuerdo, reconozco los derechos de la gente a expresar su opinión", agregó.

El magnate, además, resaltó los números de audiencia que tuvo la ceremonia de su investidura, un acto histórico que fue seguido desde todas partes del mundo. Según la consultora Nielsen, casi 31 millones de personas siguieron por televisión el evento, una cifra menor que la de la asunción de Barack Obama en 2009 (38 millones), pero aún así la segunda mayor desde que asumió Ronald Reagan, un evento que fue seguido por 42 millones de personas en 1981.

"Wow. 11 millones más que en la muy buena audiencia de hace cuatro años", destacó Trump, comparando el acto del viernes con la segunda investidura de Obama.