Fausto Malavé y Alejandra Molina, la noche del jueves en el noticiero estelar de Telemundo51, presentaron a los últimos cubanos en pisar los EEUU sin visa. Video: Telemundo 51 Miami / McClatchy

Yuniesky Marcos Roque y su hijo de 7 años fueron los últimos cubanos sin visa que autorizaron a entrar a los EEUU por la frontera de Laredo, Texas, según informó hoy viernes Telemundo 51 en su noticiero estelar y El Nuevo Herald.

Yuniesky Marcos Roque y su hijo, los últimos cubanos que autorizaron a entrar a los EEUU por la frontera en Laredo, Texas (captura: Telemundo 51 Miami / McClatchy)
Yuniesky Marcos Roque y su hijo, los últimos cubanos que autorizaron a entrar a los EEUU por la frontera en Laredo, Texas (captura: Telemundo 51 Miami / McClatchy)

"Me dijo que mi hijo y yo éramos los últimos cubanos en entrar", contó Marcos, un ingeniero eléctrico cubano de 32 años, al referirse al agente de la Patrulla Fronteriza. "Estoy muy emocionado en este momento. Yo vine por él, para que pueda tener un mejor futuro. Estoy aliviado de que lo hayamos logramos, pero triste por los otros que están esperando en el puente", expresó el hombre, según reportó El Nuevo Herald.

En efecto, muchos cubanos no tuvieron la misma suerte que Marcos y su hijo.

Este jueves, un centenar de cubanos se congregaron en la ciudad de Tapachula, donde expresaron su consternación por el fin de la política de los Estados Unidos de "pies secos y pies mojados", que les permitía conseguir residencia estadounidense aunque ingresaran sin documentos.

"Nos enteramos viendo las noticias en el televisor (…), nosotros veníamos bien, llegando a donde queríamos llegar, pero ahora no sé qué va a pasar", dijo a la AFP visiblemente afligido Carlos Darío Bravo, de 27 años.

Al enterarse también a través de llamadas de sus familiares radicados en los Estados Unidos del fin de esa ley migratoria, los cubanos se reunieron en una plaza comercial del centro de Tapachula (Chiapas), una zona donde hay varios hoteles económicos y está a unos 60 kilómetros de la frontera con Guatemala.

"Estamos aquí preocupados, tratando de ver qué solución se le puede dar a esto porque no es fácil", comentó Leonardo Fabio, otro cubano de 28 años que ingresó por la frontera de Guatemala con México, que comparte, a su vez, una frontera con los Estados Unidos de 3.200 km.

El abogado de los migrantes, Luis Villagrán, abogado del Centro de Dignificación Humana de Chiapas, que defiende los derechos de los indocumentados, espera que el gobierno mexicano otorgue al "millar" de cubanos que se encuentran en Tapachula un documento que les garantice el libre tránsito por el país para que lleguen a la frontera con los Estados Unidos.

Villagrán dijo que confía en el que el fin de la política migratoria de "pies secos y pies mojados" no entre en vigor hasta que el Congreso estadounidense lo haga oficial, aunque Obama dijo en una nota diplomática divulgada por la Casa Blanca que la decisión tiene efecto inmediato.

El abogado afirmó que un funcionario del Instituto Nacional de Migración (INM) de México le aseguró este jueves que se les otorgaría dicho documento migratorio la próxima semana.

En enero y febrero del año pasado, México permitió el libre tránsito de miles de cubanos que estuvieron varados durante meses en Costa Rica y Panamá, después de que Nicaragua les cerrara el paso en 2015.

(Con información de AFP)