(AP)
(AP)

En una aparente referencia a los derrotados en la elección presidencial de noviembre, Trump afirmó para el diario New York Times que "están muy avergonzados. En alguna medida, es una cacería de brujas. Solamente se concentran en esto".

Agencias estadounidenses de inteligencia afirman que Rusia está detrás del pirateo y la divulgación de correos electrónicos de dirigentes del Partido Demócrata durante las elecciones, para favorecer la victoria de Trump.

Desde el estallido de la polémica, Trump ha expresado sus dudas sobre la convicción de que Rusia es responsable de el hackeo de los correos electrónicos, sugiriendo que otros actores –especialmente China– también tendrían capacidad de hacerlo.

"Hace relativamente poco tiempo, China pirateó los nombres de 20 millones de empleados del Gobierno", con invasión de los servidores de la Oficina de Administración de Personal en 2014 y 2015, recordó el presidente electo. "¿Cómo es que ahora nadie siquiera habla de esto? Es una cacería de brujas política", comentó.

Según la visión de Trump, servidores de la Casa Blanca y del Congreso estadounidense ya fueron objeto de ataques cibernéticos, pero esos incidentes no tuvieron la divulgación del caso con los correos de líderes demócratas durante la campaña electoral.

"Dicho esto, no quiero que haya países pirateando el nuestro. Han pirateado cibernéticamente la Casa Blanca. Han pirateado el Congreso. Somos como la capital mundial del pirateo", comentó en declaraciones al diario.

Trump tiene en agenda este viernes una reunión a puerta cerrada con altos jefes de agencias de inteligencia, quienes le brindarán las informaciones en que esos órganos basan sus acusaciones contra Rusia.

Uno de los participantes de esa reunión será el director nacional de Inteligencia, James Clapper, quien el jueves reafirmó ante una comisión del Senado su convicción de que altos escalones del gobierno ruso autorizaron el pirateo de los correos el año pasado.

Trump aseguró al New York Times que tenía alta expectativa por esa reunión y reveló que Clapper le había enviado una "bella carta" luego de su victoria electoral y estaba seguro de mantener una buena relación con la comunidad de inteligencia durante su gestión.

LEA MÁS: