En un hecho histórico que marca otro paso en pos del acercamiento gradual entre La Habana y Washington, American Airlines comenzó a operar el pasado lunes 28 de noviembre la ruta que conecta a la capital cubana con la ciudad de Miami, luego de transcurridos más de cincuenta años desde que aerolíneas con bandera estadounidense dejaran de volar a la isla en 1961, tras el triunfo de la "revolución socialista" de Fidel Castro en el año 1959.

American anunció que tendrá cuatro vuelos diarios a La Habana desde el Aeropuerto Internacional de Miami y celebró el evento histórico con un acto inaugural del que participaron empleados y pasajeros. "American opera más vuelos a Cuba que cualquier otra aerolínea estadounidense, ofreciendo a sus clientes una conectividad sin igual al país", afirmaron representantes de la compañía.

Sin embargo, a pesar del entusiasmo inicial, reportes de la cadena FoxNews aseguran que la débil demanda del mercado obligará a la aerolínea a replantear su estrategia comercial, recortando sus vuelos diarios de 13 a 10 a partir de mediados de febrero, lo que representa un 25% de sus vuelos programados para principios de 2017.

La aerolínea asegura que la medida no fue influenciada por el triunfo electoral de Donald Trump, quien amenazó tras la muerte de Fidel Castro con volver para atrás en lo que respecta al restablecimiento de relaciones diplomático-comerciales y se refirió al ex comandante como un "brutal dictador" que sometió a su pueblo por casi seis décadas.

Infobae tomó el vuelo directo de American Airlines entre La Habana y Miami sólo un día después del viaje inaugural
Infobae tomó el vuelo directo de American Airlines entre La Habana y Miami sólo un día después del viaje inaugural

Los vuelos comerciales desde EEUU hacia Cuba se retomaron el pasado agosto cuando un avión de la aerolínea de bajo costo JetBlue con base en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy aterrizó en la ciudad de Santa Clara, terminando con una ausencia de más de medio siglo fruto del embargo económico del país del norte sobre la dictadura castrista.

El vuelo que comenzó a operar desde la ciudad de Fort Lauderdale, ubicada 40 minutos al norte de Miami, marcó el camino para otras aerolíneas basadas en EEUU que, aprovechando el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones, fueron sumando rutas a distintas ciudades del país caribeño.

El Departamento de Transporte de los Estados Unidos espera que los carriers norteamericanos terminen operando eventualmente y según la respuesta del mercado hasta 110 vuelos diarios, operados por jetBlue, American Airlines, Silver Airways, Frontier, Southwest, Spirit, United y Delta.

El Aeropuerto Internacional José Martí Habana deberá recibir importantes inversiones para mejorar aspectos como la seguridad y lograr estar a la altura de otras terminales del mundo
El Aeropuerto Internacional José Martí Habana deberá recibir importantes inversiones para mejorar aspectos como la seguridad y lograr estar a la altura de otras terminales del mundo

Las medidas impulsadas por la administración Obama, quien prometió terminar con el embargo sobre la isla antes del final de su mandato, se han apalancado en el transporte aéreo como símbolo de acercamiento entre las naciones que históricamente han estado completamente aisladas y enfrentadas ideológicamente a pesar de su cercanía geográfica.

Al parecer el alivio a las restricciones de viaje para personas de nacionalidad norteamericana a Cuba, pudiendo ahora justificar su visita mediante 12 categorías que incluyen entre otros motivos visitas a familiares, fines educativos, religiosos o humanitarios, los vuelos a Cuba desde los Estados Unidos no han resultado del todo redituables para las distintas aerolíneas que decidieron tomar la delantera y comenzar a operar las nuevas rutas.

Históricamente vuelos charter operaban gran parte de las rutas a Cuba desde Latinoamérica pero la llegada de una variedad de aerolíneas con bandera norteamericana planea cambiar el panorama
Históricamente vuelos charter operaban gran parte de las rutas a Cuba desde Latinoamérica pero la llegada de una variedad de aerolíneas con bandera norteamericana planea cambiar el panorama

Las cifras oficiales de la oficina de turismo de la isla indican un aumento significativo de visitantes de los EEUU a Cuba, con alrededor de 93.000 personas que llegaron al destino único en el mundo desde el inicio de los vuelos directos, una cifra que casi duplica a la registrada el año anterior.

Las restricciones impuestas por el bloqueo económico continúan vigentes por lo que los ciudadanos norteamericanos no pueden viajar bajo la denominación de "turistas" aunque muchos terminen viajando de manera extraoficial sólo por placer.

En 2001, un cambio en las regulaciones de los EEUU permitió a cubano-estadounidenses visitar a sus familiares en la isla mediante vuelos charter operados entre ambos países, pero son justamente muchos de los integrantes de este colectivo quienes más férreamente se oponen al restablecimiento de los vuelos comerciales directos, alegando que la llegada de divisas a Cuba sólo ayudará a perpetuar a Raúl Castro y sus cómplices en el poder.

Otros detractores plantean los riesgos de seguridad que implican aeropuertos con monitoreos deficientes, en lo que respecta al control de empleados aeroportuarios que puedan utilizar una aeronave con destino a los EEUU como una herramienta de ataque, sumado al hecho que las medidas de seguridad tomadas en aeropuertos cubanos en lo que respecta a chequeo de los pasajeros y equipaje no estarían a la altura de los establecimientos operados por la TSA en suelo norteamericano.

Muchos viajeros de los EEUU se adelantan a un posible eventual aluvión de turistas de su misma nacionalidad, y buscan conocer la Cuba detenida en el tiempo, con las dicotomías que presenta una ciudad como La Habana que mezcla como ninguna otra la tragedia de las ruinas provocadas por la eterna dictadura castrista con una majestuosidad y belleza de la que pocas capitales de América pueden alardear.