El Senado votó este jueves por una ley que extiende por una década las sanciones económicas contra Irán. Para los expertos en legislación, se trata de una ley que da el poder a Estados Unidos para castigar al país persa en caso de un incumplimiento del acuerdo nuclear.

Senadores votó de forma unánime el proyecto, que fue aprobado con 99 votos afirmativos, dos semanas después de que la misma legislación fuera aprobada por la Cámara de Representantes con 419 votos afirmativos y un voto negativo.

El proyecto será enviado al presidente Barack Obama, que se espera que lo firme rápidamente. Aunque la Casa Blanca dijo que aún está siendo revisado, funcionarios del gobierno dijeron que han determinado que no viola el acuerdo internacional destinado a frenar la capacidad de Irán de fabricar armas nucleares.

Ese punto es el que satisface una condición clave que Obama había establecido para su aprobación. Los funcionarios no fueron autorizados a comentar públicamente y hablaron bajo condición de anonimato.

Los legisladores consideran que la ley de sanciones, que expira al final del año, es una herramienta importante para responsabilizar a Irán de cualquier violación del acuerdo nuclear y también como un baluarte contra eventuales agresiones de Teherán en Medio Oriente.

La ley, aprobada por primera vez por el Congreso en 1996 y renovada varias veces desde entonces, permite a los Estados Unidos golpear a empresas con sanciones económicas para hacer negocios con Irán.