El nadador español Fernando Álvarez fue el protagonista de los 200 metros pecho después de realizar un minuto de silencio en plena competencia. El atleta decidió homenajear a las víctimas y los heridos que dejó el atentado en Barcelona, a pesar de que la Federación Internacional de Natación (FINA) se lo haya negado previamente.

"Es una cosa que nos ha afectado a todos, pero quizás por la lejanía y porque tengo familia allí… La verdad, creo que hubiera sido un buen detalle", reconoció el hombre que participó del Mundial Masters de Budapest 2017.

Un día antes de la jornada de competencia, Álvarez envió un mail en el que planteó la situación. Tras no recibir respuestas, durante la previa fue a hablar en persona y la FINA se negó: "Me dijeron que no era posible porque no se podía perder ni un minuto".

Todos estaban preparados para comenzar su carrera. Cuando saltaron al agua, el nadador español se quedó solo parado en la tarima, homenajeando a los muertos y heridos que dejó el atentado en su país. Una vez que se cumplió el minuto, comenzó su carrera.

"No es posible que no se pudiera perder ni un minuto. Me quedé quieto, como cuando te decían 'firmes' en la mili. Salí un minuto después. Pero me da igual, lo estaba sintiendo más que si hubiera ganado todos los oros del mundo", relató al diario "El Español".

Con el tiempo que realizó, lejos quedó de la mayoría de sus competidores, sin embargo él aseguró que no se arrepiente de lo ocurrido y que se siente "abrumado" por las muestras de gratitud de las miles de personas anónimas que apoyaron su decisión: "Lo sentí más que si gano todos los oros", afirmó.

 

LEA MÁS: