La tragedia de Los Andres y la del Chapecoense guardan varios puntos en común, sobre todo el transporte de los deportistas
La tragedia de Los Andres y la del Chapecoense guardan varios puntos en común, sobre todo el transporte de los deportistas

Biblioteca Nuestros Hijos, la organización creada por las madres de los jugadores de rugby que murieron en la tragedia de Los Andres, publicó una carta abierta a las familias de los futbolistas del Chapecoense, quienes murieron el pasado lunes por la noche en un accidente aéreo en Medellín, Colombia.

El mensaje -desgarrador y emotivo- fue publicado en la cuenta de Facebook que posee la fundación. Decenas de comentarios se unieron a los deseos de las madres que perdieron a sus hijos en octubre de 1972, cuando un avión de la Fuerza Aérea Uruguaya cayó en la cordillera.

De los 45 pasajeros y tripulantes del avión de la Fuerza Aérea Uruguaya, sólo 16 sobrevivieron
De los 45 pasajeros y tripulantes del avión de la Fuerza Aérea Uruguaya, sólo 16 sobrevivieron

"Cuarenta y tres años atrás, pero en la Cordillera de los Andes, madres, padres y hermanos de un grupo de deportistas uruguayos vivían un desasosiego como el que hoy viven los seres queridos fallecidos en el accidente del avión que transportaba al equipo de Chapecoense.

Como entonces, hoy, unos vivieron y otros quedaron en el recuerdo para siempre.

Es difícil en circunstancias como estas pensar más allá del dolor, pero sepan que cuentan con toda nuestra solidaridad y empatía.

Las madres de los que no volvieron de los Andes fundaron la Biblioteca Nuestros Hijos, sublimando así su dolor para servir a los demás y mantener vivo el recuerdo de sus hijos. Desde allí abrimos nuestros brazos y corazones a las familias y amigos de las víctimas de Chapecó, Brasil".

El 12 de octubre de 1972, el avión Fairchild F-227 despegó de Carrasco con destino Mendoza, Argentina. En su interior iba una delegación del club uruguayo de rugby Old Christians. Al día siguiente, parten rumbo a Chile. En el choque murieron trece personas y esa misma noche, otros tres. Al cabo de días, sin rastros de que fueran a ser rescatados murieron más. Pero la desgracia parecía permanecer con ellos. El domingo 29 una avalancha de nieve sepulta a la aeronave: murieron ocho más.

El martes 12 de diciembre, tres de los sobrevivientes encaran una última expedición en busca de ayuda. Lo hicieron hacia el oeste. Ocho días después encontrarían a un hombre a caballo. Era el inicio de la salvación. De los 45 que arribaron a la nave sólo sobrevivieron 16.

LEA MÁS: