Jorge Glas declaró el miércoles ante la fiscalía por dos causas por corrupción (Reuters)
Jorge Glas declaró el miércoles ante la fiscalía por dos causas por corrupción (Reuters)

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, llego el miércoles a la Fiscalía General del Estado, en Quito, para prestar declaración en dos casos de corrupción, uno relacionado con las investigaciones en torno a la firma Odebrecht y otro de temas petroleros.

Glas se personó en la Fiscalía a las 08:15 hora local (13:15 hora GMT) para declarar ante la fiscal del caso en un expediente conocido como Singue, y prevé después hacer lo propio ante la fiscal Diana Salazar sobre el caso Odebrecht.

La Fiscalía de Ecuador informó la semana pasada que investiga a más de una veintena de ex funcionarios y funcionarios, incluido el vicepresidente del país, por las presuntas irregularidades en el contrato de 2012 para la exploración y explotación de un campo petrolero en la Amazonía, en el llamado Bloque Singue.

Una treintena de seguidores de Glas se congregó en la puerta de la fiscalía (EFE)
Una treintena de seguidores de Glas se congregó en la puerta de la fiscalía (EFE)

El nombre de Glas también aparece en el llamado caso Odebrecht, en el que la Fiscalía investiga presuntos sobornos de la firma brasileña en el país andino.

El pasado viernes, Glas rechazó una nueva versión del ex director de la firma Odebrecht en el país andino José Conceição Filho, en la que asegura que, entre 2012 y 2016, la multinacional le habría entregado 14,1 millones de dólares, según publicó el diario O Globo de Brasil.

"Nueva denuncia es un refrito burdo del mismo delator y corrupto confeso, que además ahora usa espionaje político. ¡No nos derrotarán!", escribió entonces Glas en su cuenta de Twitter.

Glas, a quien el jueves pasado el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, le retiró las funciones tras las críticas del primero a su gestión, añadió: "Esto es algo fraguado. Otra parte de la venganza Odebrecht para intentar dañarme. Saben que somos el escollo a sus actos corruptos".

A la llegada de Glas el miércoles a la Fiscalía, el edificio estaba custodiado por una treintena de agentes de policía, de ellos una docena de la unidad antimotines, una medida habitual para estos casos en previsión de posibles disturbios por parte de seguidores o detractores.

Afuera, sin embargo, solo se presentaron apenas una treintena de seguidores del vicepresidente, algunos de la provincia de costera de Manabí, para expresarle su apoyo.

Con pancartas de "A esta revolución no la detiene nada ni nadie", "Glas amigo el pueblo esta contigo", o de "El pueblo respalda a su vicepresidente", los manifestantes profirieron también arengas contra el actual presidente de Ecuador, Lenin Moreno, a quien acusan de la situación judicial de Glas.

Los manifestantes también gritaron consignas a favor de la Revolución Ciudadana, impulsada por el anterior presidente Rafael Correa, correligionario de Moreno.

Glas, quien fue reelegido en el cargo el pasado 2 de abril en fórmula con Moreno, se ha distanciado del presidente a raíz de una carta publica criticando sus políticas, que fue el detonante para retirarle sus funciones.

También se alejó del mandatario su antecesor, el ex presidente Rafael Correa, quien además ha respaldado a Glas. 

LEA MÁS: 

Con información de EFE