Michel Temer sigue con vida tras un mes que parecía fatídico, pero su futuro es incierto
Michel Temer sigue con vida tras un mes que parecía fatídico, pero su futuro es incierto

"Tiene que mantener eso, ¿vio?". Con "eso", el presidente Michel Temer se refería a los cientos de miles de dólares que el empresario Joesley Batista le pagaba por su silencio a Eduardo Cunha, ex jefe de la Cámara de Diputados, preso por participar en la trama de corrupción de Petrobras. Lo que el mandatario desconocía es que el dueño de JBS, uno de los mayores exportadores de carne en el mundo, lo estaba grabando como parte de su colaboración con la Justicia para salvarse de una condena.

Cuando O Globo difundió el contenido de la conversación, el pasado 17 de mayo, el fin de Temer parecía inminente. El diario de la familia Marinho, el más influyente de Brasil, pidió su renuncia en un editorial, y la poderosa Orden de los Abogados de Brasil exigió un impeachment. En los días siguientes, abandonaron la coalición de gobierno el Partido Socialista Brasileño, el Partido Popular Socialista, el Partido Laborista Nacional y el Partido Humanista de la Solidaridad, quitándole 66 diputados. Todo hacía pensar que el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), su principal socio político, iba a seguir sus pasos. Para presionar a la conducción nacional, la seccional de Río de Janeiro se adelantó a pedir la dimisión el 21 de mayo. Al mismo tiempo, crecía la tensión en la calle, con protestas cada vez más masivas, que llevaron al Ejecutivo a desplegar al Ejército para reprimirlas.

Michel Temer todavía debe hacer frente a muchas investigaciones
Michel Temer todavía debe hacer frente a muchas investigaciones

Transcurrido un mes, el escenario no podría ser más diferente para el presidente. El primer salvavidas se lo arrojó el Tribunal Superior Electoral el 9 de junio. Por 4 votos a favor y 3 en contra, los magistrados absolvieron a la fórmula Rousseff—Temer, acusada de haber financiado la campaña de 2014 con fondos ilegales, provenientes de la corrupción. Una condena habría significado su remoción del cargo. El segundo espaldarazo se lo dio la cúpula del PSDB. Venciendo la resistencia de los sectores renovadores del partido, los viejos generales resolvieron seguir apoyando al gobierno. Adicionalmente, si bien el malestar con Temer sigue siendo generalizado, la calle está más tranquila y ya no se ve el mismo nivel de movilización de semanas atrás.

El mandatario continúa en una posición muy inestable, y la amenaza de una caída por el avance de las investigaciones judiciales, o por una nueva ola de protestas, sigue estando presente. Pero salió a flote. Que Temer pueda permanecer en el Palacio del Planalto hasta el final de su mandato, el 31 de diciembre de 2018, ya no parece imposible.

Joesley Batista, dueño de JBS
Joesley Batista, dueño de JBS

Razones de la resurrección

El 23 de mayo del año pasado se conoció un audio perturbador. El senador Romero Jucá, presidente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, el partido de Temer), le decía a su aliado Sérgio Machado que era necesario "cambiar el gobierno para detener la sangría" que estaba provocando la Operación Lava Jato (la investigación judicial por sobreprecios y desvío de fondos que encabeza Sérgio Moro). La conversación transcurrió en marzo, dos meses antes de que el Congreso resolviera la suspensión de Rousseff, que finalmente sería destituida el 31 de agosto siguiente.

La mandataria del PT fue removida por haber cometido irregularidades en el manejo de las públicas, un "crimen de responsabilidad" que fue comprobado por el Tribunal Cuentas de la Unión. Pero los dichos de Jucá revelaron que muchos legisladores votaron a favor pensando en usar a la sucesora de Lula da Silva como un chivo expiatorio para distraer la atención sobre sus propios delitos.

El Tribunal Superior Electoral le dio un respiro a Temer (AP)
El Tribunal Superior Electoral le dio un respiro a Temer (AP)

"Lo que Temer y sus aliados en el Congreso hacen ahora es continuar trabajando, con todos los recursos que tienen disponibles, para salvarse a sí mismos. El apoyo de una parte todavía significativa del parlamento se debe a que los destinos de ambos están atados. Mientras ese grupo no se sienta suficientemente presionado a abandonar Temer, seguirá sosteniéndolo, incluso para frenar como puedan las investigaciones en su contra. Las élites económicas se resisten igualmente a dejarlo, temerosas de los efectos sobre la economía y por las reformas legislativas que está promoviendo", explicó João Botelho, profesor asociado del Área de Ciencia Política en la Universidad Federal de Goiás, consultado por Infobae.

Esa búsqueda de impunidad es una de las razones por las que los jerarcas del PSDB resolvieron quedarse en el barco de Temer. "La estrategia de permanencia en la base oficialista es principalmente la de proteger el senador Aécio Neves, que fue descubierto negociando una coima con Batista. Aécio articuló personalmente dentro del PSDB para que el partido permanezca en el gobierno, ya que está a merced del Consejo de Ética del Senado, presidido y dominado por el PMDB. Otro factor importante que pesó para la decisión fue el cálculo político de la repercusión que tendría su salida: la pérdida de cargos en el gobierno y su redistribución para otros partidos", dijo a Infobae Josimar Silva, profesor de ciencia política en la Universidad de Brasília.

Michel Temer junto a Aécio Neves, que hoy es un aliado en problemas (EFE)
Michel Temer junto a Aécio Neves, que hoy es un aliado en problemas (EFE)

Pero el anhelo de preservación ante los avances de la Justicia no es suficiente para comprender lo que hoy sostiene al gobierno. Hay razones políticas más profundas, que se relacionan con el enorme poder que tiene el PMDB en Brasil. Si bien nunca pudo imponer a un presidente en elecciones libres, y hace más de 20 años que ni siquiera presenta un candidato propio, es el partido más grande del país. Es el que más diputados tiene (64) y es también el que posee mayor número de alcaldes.

Por eso, desde 1995 hasta acá, ningún gobierno se sostuvo sin el apoyo del PMDB. Fernando Henrique Cardoso, del PSDB, gobernó dos períodos (1995—2002) en coalición con este partido, y lo mismo hicieron sus rivales del PT, Lula (2003—2010) y Dilma (2011—2016). La ex mandataria cayó precisamente luego de que la fuerza de Temer rompiera con ella. Entonces, los socialdemócratas saben que lo necesitan para volver al Planalto en 2019.

"En la decisión del PSDB hubo un cálculo sobre las elecciones de 2018 —dijo Silva—. A pesar de tener muchas denuncias de corrupción, el PMDB sigue siendo el partido con el mayor número de afiliados y de prefecturas en Brasil. Se trata de una estructura fundamental en una campaña presidencial. Como el PSDB tiene dos figuras relevantes que anhelan la Presidencia de la República, el gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, y el alcalde de su capital, João Doria, contar con su apoyo sería estratégico. No es casual que Alckmin y Doria insistieran para que el partido permaneciera en el gobierno".

Eduardo Cunha, al ser detenido (AFP)
Eduardo Cunha, al ser detenido (AFP)

Tampoco se puede perder de vista la importancia de las medidas económicas que está implementando adelante el gobierno. Luego del caos provocado por Rousseff en sus últimos años, Temer está asumiendo el costo político de un ajuste que es muy impopular, pero que el grueso de clase política y de los economistas consideraban imprescindible. Si esta política se mantuviera, el próximo presidente podría asumir con un país más ordenado. Ahí hay otra razón para sostenerlo.

"El PSDB entiende que las reformas promovidas por Temer son necesarias y todavía observa hasta dónde puede llegar con ellas —dijo Botelho—. También es posible que esos cambios continúen sin Temer, ya que el apoyo a ellas en el Congreso no depende del presidente, pero una eventual elección indirecta tendría resultado incierto y podría colocar a los partidos que promueven las reformas en lados opuestos".

La politóloga Mércia Alves, investigadora de la Universidad Federal de São Carlos, lo resumió de la siguiente manera. "En este momento —dijo a Infobae—, la alianza establecida entre el PMDB y el PSDB luego del impeachment es estratégica para los dos partidos. Para el primero, porque le garantiza la permanencia en el gobierno y le permite hacer cambios importantes. Para el segundo, porque necesita de su apoyo en una posible coalición electoral en los comicios de 2018″.

Las protestas preocupan mucho al presidente (AFP)
Las protestas preocupan mucho al presidente (AFP)

El tortuoso camino hacia 2019

"Los números le juegan en contra a Temer —continuó Alves—. Los índices de aprobación de su gobierno y su popularidad están en caída. Contribuyen para eso las denuncias de corrupción y también algunas medidas impopulares que está tomando, como las reformas laborales y previsionales. Aunque el descrédito no se relaciona sólo se su figura, sino con toda la clase política. Encuestas recientes realizadas por GfK Verein muestran que apenas un 6% de los brasileños confía en los políticos".

El Presidente logró atravesar una tormenta que parecía que iba hundirlo, pero no navega en aguas calmas. Está cada vez más debilitado y deberá sortear muchos obstáculos para llegar a entregarle el mando a su sucesor. Su futuro inmediato sigue siendo un interrogante.

"Creo que la principal amenaza para Temer es que la Fiscalía General de la República presente una denuncia formal ante el Supremo Tribunal Federal, seguida de la aprobación en la Cámara de Diputados de la apertura de una acción. En ese caso, pasaría a ser procesado criminalmente y quedaría alejado de la presidencia hasta el juicio", dijo Silva.

Temer mantiene el apoyo de la mayoría del Congreso (AFP)
Temer mantiene el apoyo de la mayoría del Congreso (AFP)

El audio registrado por el dueño de JBS disparó tres causas contra Temer. Una por corrupción pasiva, otra por obstrucción a la Justicia y la restante por participar de una organización criminal. Además se presentaron 13 pedidos de impeachment en su contra. Por ahora cuenta con la importante ventaja de que el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, pertenece a Demócratas (DEM), otro de sus aliados. Él maneja la agenda parlamentaria, así que puede bloquear o, por el contrario, promover el tratamiento de los pedidos de juicio contra el mandatario.

Pero ninguno de los apoyos con los que cuenta Temer es incondicional, y nada garantiza que vayan a mantenerse. "Aunque Alckmin y Dória se manifestaron a favor de permanecer en el gobierno —dijo Alves—, el debate al interior del PSDB no está cerrado. El senador Ricardo Ferraço, que es relator de la reforma laboral, defendió la salida de partido, y dijo que el tema debía seguir siendo discutido porque no hay consenso".

Por otro lado, hasta el último día de su mandato, Temer deberá rezar para que no surjan nuevas revelaciones que lo comprometan aún más en las tramas de corrupción. "El escenario es muy dinámico, con nuevas acusaciones y hechos que aparecen a toda hora. La principal amenaza para Temer es la continuidad de las delaciones. Algunos ex colaboradores, como Cunha, Henrique Eduardo Alves (ex ministro de Turismo) y Rodrigo da Rocha Loures (ex diputado del PMDB), están en la cárcel y pueden hacer acuerdos. Si los sectores del Congreso que todavía lo apoyan se sienten más presionados y ven que tendrían más chances de salvarse con otro presidente, lo abandonarían rápidamente", concluyó Botelho.

LEA MÁS: