Racing estaba por ponerle fin a su pretemporada en Tandil, donde tuvo una convulsionada estadía por la masiva intoxicación que sufrieron varios integrantes de la delegación (principalmente jugadores y el propio entrenador), pero antes se había comprometido a disputar un amistoso ante Santamarina en el marco de la Copa Cien Años de la ciudad. Pero el cierre fue por demás polémico.

¿Qué sucedió? Ambos clubes habían acordado que se podrían realizar seis cambios por equipo y que en caso de igualdad, el ganador del trofeo se definiría desde los doce pasos. Sin embargo, el conjunto local le pidió permiso a la dirigencia de la 'Academia' para realizar una modificación más por el cansancio físico de sus dirigidos y éstos le dieron el visto bueno. Pero Reinaldo Merlo no fue notificado de esto y sorpresivamente se llenó de malestar cuando notó la situación, resolviendo entonces retirar a sus dirigidos antes y no afrontar la definición por penales (el partido había terminado 1 a 1).

Aunque tanto los jugadores como el entrenador del 'Gigante de la Sierra' buscaron tomar la situación con calma, festejaron quedarse con la Copa y luego explicaron lo sucedido a los medios; hubo un protagonista que se animó a ir más allá. Se trató del delantero Martín Michel, quien es confeso hincha de Independiente y supo 'saltar a la fama' cuando le convirtió un gol a Boca por los 32avos de final de la Copa Argentina 2012.

     

El atacante utilizó las redes sociales, más precisamente Twitter, para sacar a relucir su fanatismo y cargar a Racing. "Lo había visto en la tele, ahora lo vi en la cancha #AbandonoAcademico... #LaHistoriaTeDiceQuienSos", fue la polémica frase que lanzó Michel.

Minutos después de esto, el futbolista comenzó a ser hostigado por los simpatizantes de la 'Academia', lo que provocó la risa inicial del jugador, quien luego terminó borrando su tweet, No suficiente con eso, horas más tarde el delantero directamente debió eliminar su perfil de la red social.